Vivir la vida que sueñas está más cerca de lo que imaginas y no te has dado cuenta.

Vivir la vida que sueñas no ocurre sin trabajo por nuestra parte.

Si ahora mismo te invito a pensar en esa vida que amas probablemente la verás, la sentirás y la escucharás si te lo permites. Eso que ocurre en nuestra imaginación es lo que yo llamo «resultados finales».

Si volvemos tras esa experiencia a ver el presente es probable que aparezca la nostalgia, tristeza o frustación. Eso es porque estás comparándola con la que tienes ahora. Pero nuestros sueños o ilusiones pretenden ser motivadores no desisiosantes.

Esos resultados finales que vemos al imaginar con libertad haciendo caso a nuestro corazón y a los secretos de nuestro alma sirven para trazar el camino. Esa distancia que se cubrirá con los pasos que damos para llegar a esa imagen y experiencia final. Viéndonos actuar y conversar en ese escenario final.

Cuando imaginamos esa vida que amamos.

Es instante de permiso en el que imaginamos, en el que tenemos todo aquello que soñamos, nos ilusionamos. Deseamos alcanzar ese resultado final. El lugar de destino, el sitio a donde queremos llegar, es una imagen perfecta y terminada. Sin embargo, no sentimos que esa imagen esté perfecta y terminada hoy. Y creemos que está más lejos de lo que realmente está.

Cuando apreciamos lo que tenemos, ocurre algo realmente enriquecedor: afrontamos el día con curiosidad y pasión. Si esto es así podemos vivir plenamente hoy aunque no tengamos esa imagen final perfecta que pensamos nuestro ideal.

¿No crees que ya estamos en un estado cercano a esa imagen si esto es así?

La actitud y la predisposición a vivir bajo ese estado de ánimo de curiosidad y pasión motivador es fundamental para alcanzar la vida que sueñas. Pero estamos tan ocupados en que no se ha dado esa imagen final que pensamos que se trata de una clara utopía. Por lo que considero necesario dejar de intentar llegar a la imagen final y ocuparse del paso siguiente que estamos dando con curiosidad y pasión.

Vivir con pasión.

Imagina una persona cuyo sueño es ser astronauta. Por falta dinero o por las decisiones que ha tomado no ha llegado a estudiar dicha profesión. ¿Crees que sería una persona frustrada? A veces los sueños, esas imágenes finales estancas, nos juegan malas pasadas. Porque nunca, como seres humanos que somos, nos apasiona una sola cosa y nada más.

Quiero invitarte a trascender lo inmediato para que puedas vivir plenamente desde el hoy. Trascender lo inmediato equivale en el caso de que tú quisieras ser ese astronauta que no ha logrado serlo, preguntarte ¿Qué es lo que te motiva de ser astronauta? ¿Por qué crees que sería tu vida feliz, sana y completa?

Cuando reflexionamos sobre vivir con pasión y hacer lo que te gusta podemos ver diferentes formas de serlo.

Imagina ser la persona que no pudo ser astronauta respondiendo a esas preguntas. Podría ser que lo que te encanta es el espacio. De ser así hay muchas maneras de acceder al espacio a nivel profesional o a través de un hobby.

Si las respuestas, están más encaminadas a las funciones de ese trabajo, entonces también hay más opciones focalizándote en un trabajo donde pudieras desarrollar las mismas habilidades o tareas.

¿No crees que hay muchas cosas que te emocionan y te apasionan? ¿le has dedicado tiempo a inspeccionar esos áreas en ti? ¿para qué evitar pensar e imaginar sobre este tema tan vital?

Sin ti no podrías vivir.

¿Sabes? Sin ti no podrías vivir, sin ti tu cuerpo, alma, corazón, están literalmente muertos. Así que ¿cómo no hacerlo? Sin nosotros no vivimos, y con nosotros sin enfocarnos…¿cómo estamos viviendo? No es justo no pararnos a pensar, imagina y actuar. La vida es un auténtico regalo.

Trascender lo inmediato significa ir un paso más allá y descubrir el significado que tiene nuestra pasión. Esta es la manera que te acerca a vivir la vida que sueñas.  No te cohíbes a una única forma de conseguirla. Nunca hubo un sólo camino para llegar a Roma.

Si empezamos a vivir en este instante así.

Si empezamos a vivir en este instante conforme a los valores y decisiones de esa imagen, de esa vida completa que pensamos, podremos vivir plenamente hoy. Nuestra meta estará más a nuestro alcance, y también se nos acercará cuando entendemos que nuestra pasión no es una sola cosa.

Un profesor puede estar motivado por enseñar o puede estar motivado porque le gusten los niños. Si está motivado porque quiere enseñar y no ha podido aprobar unas suposiciones, puede llevar aquello que le apasiona a otra área. Por ejemplo, dedicarte a enseñar a adultos o dedicarte a enseñar en clases de formación no reglada. Si su motivación son los niños puede orientarse a dedicir sobre esto principalmente.

Si este tipo de introspecciones aparece la frustración, la rabia, el rechazo, el lamento, la culpa…. y no tiene sentido. La vida nos pone en muchas situaciones así por su cuenta. Nosotros tenemos la responsabilidad de saber qué tenemos y para qué sirven nuestras herramientas.

Aprendemos a conducir, pagamos por las clases, hacemos exámenes y a nadie se le ocurre coger un coche por sí mismo y carretera y manta. Pero caminamos con imaginación, inteligencia, pensamiento, emociones, autoestima, creencias, creatividad, sin saber cómo y para qué se utilizan. Así hacemos de nuestras vidas algo pequeño. En vez de sacar nuestro potencial a relucir y gritar al mundo para qué estamos aquí.

Esto es  transcender lo inmediato y vivir conforme a disfrutar haciendo lo que nos gusta. Es la forma más fácil y natural en la que puedes vivir la vida que sueñas.

La imagen final nos engaña.

Los sueños forman caminos neuronales en nuestro cerebro. Se repiten una y otra vez en nuestra cabeza. Así pensamos que son imágenes estancas y cerramos nuestra visión sin entender el conjunto. El conjunto es buscar tus pasiones y el camino de lograr tus sueños. Al final te dejo un tutorial para que profundices en cómo nuestro cerebro crea caminos, creencias, imágenes.

Recuerda las palabras de Demián Bucay “A veces no estás tan lejos de vivir con plenitud, a veces sólo necesitas reenfocar pequeños detalles. A menudo tu pasión está ahí, a la vuelta de la esquina”.

¿Te atreves a ir a por ella? Deseo de corazón que ¡SÍ!

Con cariño, Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.