Vivir conectados o Vivir separados ¿Qué estamos haciendo?

Debido a nuestro estilo de vida y a nuestra experiencia diaria, nos hemos olvidado de vivir conectados con nuestra esencia. Nos acostumbramos a vivir fraccionados pues creemos que de esta forma nuestra vida es más abarcable y que podremos hacer mejor las cosas, pero lo cierto es que a veces es útil, pero a veces no lo es.

Cuando nosotros parcelamos nuestra vida creemos que somos la misma persona en todas nuestras relaciones y en el trabajo, sin embargo, lo que hacemos es vivir separados, estamos fraccionándonos, estamos provocando que no seamos una sola persona, una sola vida.

Estamos tan acostumbrados a vivir separados que lo mismo hacemos con nuestro cuerpo. Cuando estuve en Perú acudí a un médico chino y éste en el tratamiento que me hizo me comentó cómo es la visión general de la medicina china, me habló de que la experiencia de enfermarnos siempre tiene que ver con un aspecto físico y otro emocional y mental.

Todos tenemos una personalidad diferente y actuamos distinto cuando estamos en un estado negativo; hay personas por ejemplo, que tienden a vivir desde el miedo las experiencias negativas, mientras otras lo hacen desde el enfado y la rabia y otras desde la tristeza.

Bien, cada sentimiento afecta, según lo que me comentó el médico, uno de los órganos principales como el hígado, el páncreas, los riñones, el corazón ¿Por qué vivimos separados entonces? Porque en nuestra sociedad la medicina no considera el cuerpo y la mente una sola, están parceladas, son diferentes e inconexas y cada área adquiere una importancia diferente.

Cuando nosotros vamos al médico nos hablan de síntomas que son totalmente físicos, no hay una relación directa entre mente y cuerpo. Así pasa en las áreas de nuestra vida, nos olvidamos de vivir conectados con nuestra esencia y nos parcelamos en muchos pedazos.

Esto puede generar la sensación de ser abarcable, pero lo que hacemos es desconectarnos de nosotros y nos confundimos, pues nos comportamos diferente y fingimos que somos distintas personas, así que pasamos por alto que cuando compartimentamos nuestra vida no relacionamos que lo que hacemos en una parte que se nos da bien puede ser que al hacerlo en otra parte de nuestra vida, también nos vaya igual de bien.

Pensamos que al ser partes diferentes están inconexas, no hay relación, por eso siempre aconsejo en formaciones, en cursos y aquí en cada post, en cada artículo, no desconectarnos de nosotros y que tratemos de ser felices pues es nuestra misión, de la manera más sencilla que existe, así existe una meta, un sueño, un propósito que no puedes abandonar, uno solo queridos lectores, nuestra vida.

Eso es lo que debemos entender, que vivir conectados con nuestra esencia significa que somos uno y que todo lo que pensamos y sentimos lo convertimos en nuestra realidad inmediata. Así es como lo manifestamos a lo largo de nuestro comportamiento, en nuestro día a día con las personas con las que estamos.

Cuando empezamos a vivir separados y parcelamos también nos desconectamos de un gran pensador: nosotros mismos, nuestro lado más puro, si estamos desconectados de nosotros y estamos parcelando nuestra vida física ¿Qué es lo que ocurre con nuestro interior? Que directamente con tanto ruido y tanta separación no somos capaces de oírlo.

Recuerda, tu meta es tu vida y puedes utilizar aquello en lo que te va bien en un área de tu vida, para implantarlo en otra que quieras que vaya mejor, pero tenemos que tener en cuenta, como bien dijo el médico chino, que cuerpo y mente siempre estarán conectados, que tu vida es tuya y que es el único propósito cuidarla al completo.

Con cariño, Davinia. Hasta el martes próximo!!

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Te recomiendo seguir leyendo: Te mereces lo que quieres, ¿o no?

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.