Tomar decisiones correctas parece que es un imposible en muchas circunstancias de nuestras vidas.

Por este motivo quiero que veas que es posible bajo unos principios básicos y un sencillo entrenamiento. Quiero que experimentes por tu cuenta como es posible tomar decisiones correctas, porque considero que es el mejor aprendizaje. Piensa en qué podrías lograr que ahora está estancado si adquisieras esta habilidad. Pues bien, extraeré de las diferentes teorías, prácticas, ideas que hay en el ambiente de psicología, coaching y pnl para que aumentes tu felicidad de una forma sencilla.

Tomar decisiones cuesta.

Estoy segura de que tienes una lista de cosas pendientes que te encantaría hacer. Piensa en ella, o cógela si eres de los míos, que yo las escribo siempre. Soy la niña de las listas para todo y aún sigo haciendo la lista en papel.

Pero no quiero que pienses, recuerdes o imagines esa lista para sentirte mal. Ni mucho menos. Sólo quiero que aprendas paso a paso qué hacer.

Bien, esa lista no se hace realizad afortunadamente sólo por dos motivos. Son grandes motivos, son poderosos, pero son dos. De ellos derivarán toda clase de excusas para continuar sin hacerlos realidad, pero son dos, nada más.

Tomar decisiones cuesta: Confusión entre urgencia e importancia.

tomar deciones davinia felicidad

Lo importante y lo urgente a veces se solapan y nos crean hábitos de comportamiento erróneos o contrarios a nuestra felicidad.

Trabajas casi de sol a sol, algo lejos de casa. Y se te estropea el coche al ir a trabajar, ¿qué haces? lo más probable es que avisarás de que llegarás tarde y buscas otro medio de locomoción o llamas a alguien que te pueda acercar. El problema por la noche vuelve a aparecer. Llegas a casa casi a las 9 y coche está roto, pero nadie te puede prestar ninguno y vuelves a estar en las mismas. Conozco muchas personas que se esperaron a fin de semana, para arreglar el coche. Otras esperaron, retrasaron la tarea, dos semanas, otras más puesto que consiguieron el coche que no utilizaba un familiar.

Esto es un ejemplo de confusión de lo importante: arreglar el coche, a llegar al trabajo.

Pocas personas a quienes pregunté por este caso me contestaron, como ya llegaba tarde, fui a llevar el coche al taller lo primero y luego me busqué un transporte público para llegar al trabajo.

Otro ejemplo:

Vida sana: reservar tiempo para hacer deporte. ¿Por qué será que al final post ponemos lo que consideramos importante por lo que de repente nos parece urgente? Se me olvidó comprar X y tengo que ir, ¡Otro día sin gimnasio!

Lo urgente lo establecemos como prioritario e inmediato, lo importante no es inmediato. Nada de lo que en la vida cada uno de nosotros considera importante es inmediato sino a medio o largo plazo. Desde una dieta, la figura sana, una pareja, ascender en el trabajo, como otros tantos objetivos más, de estos que nos hacen felices, solemos darles la patada porque no los conseguimos de forma inmediata. Sin embargo esto de “el imprevisto” o lo “urgente” si lo vemos inmediato y esa inmediatez hace que no nos demos cuenta de que aquello que se nos olvidó comprar era para hacer pisto con huevos, y que sin el tomate, hacemos unas verduras con un filete a la plancha tan ricas, vamos al gimnasio y tenemos doble recompensa.

Ocurre exactamente igual con nuestras carreras en especial en situación de paro. Siempre que una persona pueda permitírselo es mejor para su vida, los resultados que desee conseguir en menor tiempo, y de la mejor forma, es que siga enfocado en lo que desea para su vida, porque lo urgente, suele no traer nada bueno. Repito, si la situación lo permite. Conozco a muchas personas que por estar mal en un trabajo han, literalmente escapado, a otro, al primero que surgió, resultando en el 90% de los casos, peor que donde estaban anteriormente. ¿Por qué ocurre esto? en otro post os prometo que lo vemos. Pero hoy no toca esto.

Pondré un último ejemplo, en este caso de relaciones sentimentales.

Muchas mujeres con las que he trabajado han practicado lo urgente: búsqueda de pareja, no sentirse solas, sentirse queridas, y un largo etcétera de motivos, versus lo importante: el tipo de pareja, proyecto de vida y valores que deseaban en su vida.

El componente común a todo objetivo importante es la paciencia y la perseverancia y se nos olvida en muchas ocasiones. Así que, ya que estamos aquí… ¿por qué no hacemos algo?

Por qué no miras tu lista y separas ahora, de forma consciente, qué es importante y qué es urgente, y recoloca la lita poniendo primero lo importante y lo último lo urgente.

Tomar decisiones cuesta: El quedar bien.

tomar decisiones felicidad davinia

El otro motivo es anteponer lo nuestro por lo de otros. Una necesidad de quedar bien, un concepto mal entendido de ser buena persona, o búsqueda de aprobación / amor. Sea cual sea el motivo o razonamiento que utilizamos para justificar nuestra forma de hacer las cosas. No está bien.

Conseguir amor, a través de quien eres tú.

Ser buena persona es hacer cosas buenas, que ayuden a los demás sin renunciar a ti. Tú eres el lugar donde vas a vivir siempre, no te cuides tú y no te cuidarán los demás. Nadie cumplirá tus cosas importantes, objetivos de vida, sueños, por ti. Así que vigila las decisiones si pones siempre a los demás delante. Porque te estás abandonando tú.

¿Quién sería el máximo exponente de “me olvido de mi”? Quizás.. una personas que es vagabundo, ¿podríamos decir? Sin por supuesto desmerecer que las situaciones por las que ha tenido que pasar son terribles y no las deseamos a nadie, ¿podría ser una imagen del máximo exponente de abandono?

Es importante tu lista, porque es tuya.

Y si de verdad queremos complacer a los demás o que nos quieran, lo primero que deberíamos hacer es, lograrla, y solicitar a nuestros seres queridos ayuda o apoyo para ello si lo necesitamos. Eso es un cambio en nuestra estructura cerebral muy importante y que merece la pena reflexionar.

A veces, buscamos un camino para la felicidad que nos hace tomar decisiones que nos separa de ella, a veces, si hacemos esa lista y la vamos cumpliendo con otra lista de tareas esto nos impulsa a tomar decisiones que nos acerquen a lograrla. La clave para tomar decisiones es hacerlas, es tacharlas de la lista como lo hacemos en el trabajo.

Este es un camino más fácil para alcanzar una mayor felicidad  y satisfacción con la vida: empezar a cumplir esa lista. Y tomar decisiones para que cuando se termine puedas crear otra nueva lista.

Repetir hasta crear esta “mala” costumbre: Hacer lo importante para ti por encima de lo urgente, sin renunciar a ser buena persona, tener en cuenta a los demás y tener amor en tu vida.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Las fotografías utilizadas en este post son de Mentis y Martha Debayle Y te recomiendo este vídeo sobre: el miedo y el fracaso 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.