El sufrimiento es lo que te cuentas por dentro

¿Para qué crees que nos han entrenado?

Para… “la vida es sufrimiento”

Para… “la vida es felicidad”

En este artículo te descubro:

  1. Cómo generas sufrimiento en tu vida,
  2. Qué es esto de… normalizar el sufrimiento.
  3. Cuáles son los 3 principales motivos que desencadenan el sufrimiento.
  4. Tu mentalidad.
  5. Y además, qué podemos hacer.

¿Te parece poco?  Pues sigue leyendo porque estas serán algunas de las cuestiones que aclaramos a lo largo del artículo:

  • que sufrimiento por querer y no poder
  • que sufrimientos tiene la gente hoy
  • que es sufrimiento espiritual
  • que es sufrimiento humano
  • que es sufrimiento psíquico
  • quien creo el sufrimiento
  • quien dijo sin sufrimiento no hay felicidad
  • como superar el sufrimiento
  • como superar el sufrimiento por amor
  • como salir del sufrimiento
  • porque el sufrimiento
  • porque hay sufrimiento en las personas
  • porque existe el sufrimiento
  • porque hay tanto sufrimiento

¿Quieres más? Pues ¡Te lo damos! porque además de leer el artículo, puedes escucharlo, desde aquí:

1. Cómo generas sufrimiento en tu vida.

Sufrimiento. Casi con certeza diré que el 99% de todos los lectores afirmarán, que más bien… para la “la vida es sufrimiento”. Y aquí no hay falta de razón.

Esto viene por una premisa, una verdad que supera todos los puntos de vista y diferencias de opinión: La vida es impredecible. Se nos escapa el control de qué será de nosotros y de nuestra vida mañana. Bien por un cambio climático, por ventura o desventura…la vida nos puede cambiar en un solo instante.

Y esta “verdad suprema” hace que nos preparemos más para el sufrimiento que para la felicidad.

Hoy quiero hablar sobre los tres principales motivos que desencadenan el sufrimiento y sobre el mecanismo que hace que el sufrimiento se prolongue en el tiempo más de lo necesario: tu mentalidad.

Hemos aprendido que sufrir es una manera de ocuparnos de nosotros mismos e incluso de ocuparnos de los demás también. Sufrimos con y por nuestros seres queridos ¿verdad?

Aquí no hay problema, necesitamos ocuparnos de nosotros, de las desventuras, de los malos momentos. El problema aparece cuando lo convertimos en nuestro patrón de conducta.

Es entonces cuando empezamos a sufrir de más, cuando nos enganchamos a la queja, la culpa, el compadecimiento, la frustración, la comparación con los demás…. Un sinfín de muestras de sufrimiento que si bien todo el mundo las sentimos en un momento u otro de nuestra vida, si las convertimos en nuestro patrón “las normalizamos”.

Cómo normalizamos este sufrimiento:

La explicación muy general que se da desde el punto de vista de la Psicología es básicamente que has copiado patrones directos de las personas con las que has pasado más tiempo. Desde el punto de vista de la Educación recibida es lo que te han dicho que hagas. Desde el punto de vista del Coaching es fijar unos patrones para llenar un vacío, que hoy no te sirven.

Ahora bien,

2. ¿Qué es normalizar el sufrimiento?

Acostumbrarte a un nivel de vida, a una calidad de vida baja, Y no hablo solo económica sino sentimental, personal, laboral, social y espiritual. Normalizar el sufrimiento es acostumbrarte y bajar tus oportunidades de felicidad.

Normalizar el sufrimiento es una coraza que no permite más que bajar expectativas dañando nuestros niveles de felicidad.

Quien “termina viendo normal el sufrimiento en su vida” se acostumbra a él y “permite, sin darse cuenta” que permanezca más tiempo a su lado.

Si estás leyendo esto, si has llegado hasta aquí, entonces entiendes profunda y emocionalmente lo que deseo transmitirte y por ello quiero ir un paso más allá para explicarte las tres fuentes principales que desencadenan este tipo de sufrimiento.

 

3. Los tres principales motivos que desencadenan el sufrimiento

 

 1. El miedo a la pérdida.

Precisamente, por este mundo tan lleno de incertidumbre, en la mayoría de las ocasiones el ser humano teme los cambios y las pérdidas. Por este motivo muchas relaciones siguen una vez están “perdidas”, el sufrimiento de estar con es menor que el de perder nuestra relación o dicho de otra manera “a quedarnos solos”.

Tememos perder nuestra posición social, nivel de vida, nuestra relación, nuestros vínculos sociales, y por supuesto, el trabajo.

Si cierras los ojos e imaginas algo que tienes que aprecias realmente y que lo pierdes, es probable que te provoque un intenso sufrimiento.

En otros artículos seguramente que te pida un ejercicio de introspección así de profundo, pero hoy no es el día, y para lo que deseo explicarte, tan solo es necesario entender y vislumbrar si esto que comparto contigo lo compartes conmigo.

Imagino que sí.

2. Anticiparse a la perdida

Quiero que sepas algo importante: nuestro cerebro no distingue realidad de imaginación cuando algo ve.

¿Qué significa esto exactamente? El mejor ejemplo para ilustrarte es el sueño.

Cuando soñamos intensamente o bien tenemos una pesadilla, sufrimos. ¿Por qué? Porque las imágenes que vemos en nuestro cerebro no se interpretan como “sueño” sino como reales.

Quiero que entiendas que esto está científica y neurológicamente comprobado, por ello cuando evocamos un recuerdo del pasado sentimos como si hoy fuera real. Por eso, muchas personas se preocupan si ven a alguien de su pasado, y por eso, soñamos o imaginamos catástrofes y sufrimos.

Este mismo motivo es que desencadena felicidad o plenitud y tranquilidad cuando realizamos, por ejemplo meditaciones o visualizaciones diarias. El cerebro no sabe distinguirlo.

3. Lo que se pierde no vuelve.

En general las personas se inclinan por este pensamiento en momentos de pérdida. De seres queridos, de trabajo, de pareja…. “ya nada volverá a ser como antes” como decía en una de sus canciones el Canto del Loco.

El mejor ejemplo que se me ocurre y a colación de que hemos publicado nuestro primer cuento de Historias de un desempleado, es la situación de desempleo. Un desempleado sufre mucho porque piensa esto de “nada volverá a ser como antes” fundamentalmente porque en este mundo de incertidumbre, no sabes si mañana te llamarán para la entrevista tras la que te contraten, dentro de un año….¡o nunca!

Esto esta grabado a fuego en nuestro subconsciente.

Pero aún hay algo más que debes saber, según mi punto de vista ¡claro!

Al escribir sobre este tema he recordado un artículo que leí en el laboratorio de la felicidad, un blog del País, titulado ¿Sufres el síntoma de la rana hervida? Puede ilustrarte como ejemplo para que profundices en este tema: Este es el enlace.

4. Tu mentalidad

Toma en cuenta nuestro miedo a la pérdida en este mundo de incertidumbre, nuestro desasosiego si perdemos algo importante que hace que suframos por la falta de expectativas para tener algo igual o incluso mejor y nuestra capacidad de no discernir entre lo imaginado o lo vivido.

Ahora, con esto en mente te diré que no podemos controlar tener una media de 60.000 pensamientos diarios (los que evocan esas imágenes en nuestro cerebro) y escuchamos cual discos rallados.

Quiero que comprendas la magnitud del sufrimiento, al que por desgracia, uno de los sistemas que utilizamos es acostumbrarnos para eliminar cierta cantidad de sufrimiento.

 

5. ¿Qué podemos hacer?

Sabiendo que es una cuestión de voluntad individual y esfuerzo individual, se puede hacer algo. Siempre. Una de las mejores cosas que se puede hacer es saber que si bien esos 60.000 pensamientos diarios (aproximadamente de media que tenemos) son SI o SI por ser seres humanos…..

PODEMOS CONTROLAR SI PENSAMOS EN “las catástrofes” o en algo…un poquito más útil.

Estos son píldoras o remedios efectivos que hay que poner en práctica si deseamos ser más felices:

  1. Apreciar todo lo que tienes alrededor.
  2. Dar las gracias
  3. Compartir tu tiempo con quienes aprecias y te aprecian.
  4. Abrazar
  5. Decir te quiero

 

¿Esto no es lo que esperabas?

Entonces mira esto:

En vez de quedarte en tu casa pensando y compadeciéndote, sal a visitar algo con alguien cercano y no hables del tema.

¿Esto es un remedio contra el sufrimiento?

Si

3 horas sufriendo en casa “recreándote”

3 horas compartiendo otros momentos que no te hagan sufrir.

Otro ejemplo: Utilizar tiempo en un hobbie.

Piensa en esto: utiliza más horas a aquello que te aporta felicidad y menos al sufrimiento. ¿Qué tienes si realizas el esfuerzo? SÍ O SÍ, MÁS FELICIDAD.

¿Esto es un remedio contra el sufrimiento?

Si, sigue la misma lógica y te lleva 2 horas al día, “ponte”, dos días a la semana.

Has conseguido eliminar 7 horas de sufrimiento.

Y por la misma regla de tres: La vida, no sabemos qué nos deparará mañana. Cree y practica aquello que aumenta tu felicidad.

[bctt tweet=”Pero si sabemos que es demasiado corta, para vivirla sufriendo. felicidad360grados.es ” username=””]

.

Si te ha gustado este artículo,

¡Compártelo en tus redes sociales!

.

Compartiendo Felicidad desde 2012, Davinia.

Feliz semana a todos.

 

Fotos de: lostpedia.wikia.com, de eldiariodelasalud.com y moroleones.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.