Esto es lo que aprenderás en esta saga de tres artículos:

  • Por qué aprender a hacer metas y propósitos realizables.
  • Para qué hacer metas y propósitos alcanzables.
  • Cómo hacer metas y propósitos que realmente necesitas.

Por qué aprender a hacer metas y propósitos realizables (Parte I)

La pregunta es inevitable en estas fechas. ¿Cuáles son tus propósitos? Y es que, emocionalmente, todos los seres humanos, en un sentido (hacia el futuro) o en otro (hacia el pasado) reflexionamos y nos marcamos objetivos.

Los propósitos más solicitados todos los años, son 5: Dieta, deporte, fumar, trabajo y casa.

¿No te suena esto? ->

Hoy después de trabajar, hago la compra, recojo en casa, y me hago la comida de estos días para el trabajo. Tengo que llamar a mi madre, y quiero leer después de darme un duchazo.

No me sorprende que vayamos pillados de tiempo con esta programación diaria. Además, seguro que por querer hacer todo, hoy no has ido al gimnasio. Tacha otro propósito del año.

Este es sólo uno, de los miles, millones de ejemplos, que demuestran que nos cargamos de tareas “urgentes” relegando a un nivel muy inferior lo importante. Nunca fue buen negocio para nuestra vida posponer lo importante por lo urgente. Just, do it. Sin embargo, un año, tiene 365 días. ¡365!

Clave 1: Coge cada propósito y enfócate en hacerlo un día. Por ejemplo, hoy.

Calve 2: Coge cada propósito y enfócate en hacerlo un día. Por ejemplo, mañana.

Si te centras en hacerlo un día, y al día siguiente repites ese pequeño esfuerzo, en menos de lo que piensas podrás hacerlo realidad.

Una dieta, por ejemplo. Proponte realizarla un mes y luego, mantenimiento. Puedes sufrirla y abandonar, pensando que cuesta mucho y cada día (24 horas) es un suplicio, o puedes empezar a mirar con perspectiva y pensar que 30 días de 365, no es tanto.

Buscar mejorar tu trabajo.

Si lo miras desde una perspectiva anual, es mucho más asequible que si lo miras desde una perspectiva de 24 horas. Durante el día “puede que no te de tiempo” y acabes no haciéndolo. Pero… ¿dedicarle 60 horas de 8.760? si es importante para ti los propósitos que te has marcado: Think Different.

El quid de la cuestión está en la programación.

Permíteme que te exprese esta comparación: Tu vida es tu empresa.

Si la cuestión real está en la programación tu puedes programar tu vida exactamente igual que una empresa. De hecho creo que una vida es una empresa o un trabajo. Es decir, para que vaya fenomenal tienes que programar las tareas. Si las tareas no son tus objetivos es como si quisieras y supieras lo que tienes que hacer en tu trabajo y no haces…. en ese caso… te vas a la calle, en el caso que nos ocupa, quienes se van a la calle son tus sueños y felicidad.

Sean grandes o pequeños, o los haces enfocándote en el día,  o no los haces con la suficiente frecuencia como para lograrlos y así, claro, llegamos a final del año siguiente diciendo ¡otro año más mis propósitos son los mismos! porque… nada ha cambiado.

Si para ti es importante uno o todos los objetivos que te has marcado, deseo que los logres, por lo que, por favor, te ruego que te graves con letra de fuego esto: Tu vida, es tu empresa, tu trabajo, tu felicidad.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus seres queridos en tus redes sociales. ¡Gracias!

Compartiendo Felicidad desde 2012, Davinia.

Feliz semana a todos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.