PNL – o Programación Neurolingüística es lo que me trae hoy aquí.

PNL nos dará un ejemplo curioso e impactante de cómo cambiar conductas y creencias en poco tiempo aunque, con todas tus fuerzas, creas que no. Para ello quiero comenzar con una breve y práctica definición sobre qué es la PNL.

La PNL según mi punto de vista, es una rama social, un modelo de gran éxito en la transformación personal y profesional actual debido a su cientificidad y a su carácter profundamente práctico. Cariñosamente la llamo, la rama lingüística de la Felicidad.

¿Qué es la PNL?

Según O’Connor, J. y Seymour, J. (1992), la PNL es “el arte y la ciencia de la excelencia personal”. En definitiva es un modelo que explica cómo nos hacemos interiormente nuestra “percepción del mundo” en toda su extensión: problemas, cosas que nos hacen felices, personas que amamos, distribución de las cosas, lo bueno y lo malo y un sinfín de cuestiones que configuran todo nuestro mundo individual. Y, además, cómo manifestamos a través de la comunicación verbal y no verbal dicho mundo. Para establecer estrategias que nos hagan estar más motivados, que nos desarrollen y que nos lleven a alcanzar más felicidad.

Esto es la PNL, unido a la habilidad práctica del profesional a detectar las interpretaciones, los obstáculos y los caminos para mejorar de cada cliente o alumno.

Ahora que ya tienes una pequeña idea sobre qué hace este modelo de comunicación y transformación personal para alcanzar la excelencia, el crecimiento y el bienestar emocional, personal, mental y profesional… Quiero que veas cómo, a través de este modelo… se pueden modificar conductas y comportamientos ¡imposibles!

Caso Real aplicando PNL

bnadlerfelicidadPara explicarte este caso real, quiero que viajemos en el tiempo y nos situemos a principios de los  años 70 en un hospital psiquiátrico. ¿Por qué? porque este caso real fue protagonizado por Richard Bandler, padre de la PNL, cuando un hospital psiquiátrico le pidió su intervención con un paciente muy, pero que muy particular. Se trataba de un hombre que padecía esquizofrenia y que estaba total y absolutamente convencido de que era Jesucristo.

Tras “darse por vencidos” los profesionales del psiquiátrico llamaron a Bandler y esto fue lo que ocurrió:

Bandler y el paciente Jesucristo (con todo mi cariño) se conocen. Bandler entre en la sala donde está el paciente Jesucristo, el paciente al verlo le pregunta:

– Hijo Mío, ¿Qué deseas?

A lo que Bandler responde:

– ¿Eres Jesús?

El hombre response:

– Si, hijo mío.

Bandler le insiste:

– ¿Eres Jesús? ¿Jesucristo?

El hombre, vuelve a responder:

– El mismo, hijo mío. ¿Qué deseas?

Bandler le dice:

– Hola Jesús, quería conocerte. He oído hablar tanto de ti… ¿Sabes? Soy una persona muy religiosa y ansiaba encontrarte..”

El hombre le responde:

– Bien hijo mío, yo también ¡estoy muy contento!
Entonces, Bandler en ese momento le comunicó que se tenía que ir unos minutos para hacer algo. Se levantó y se fue. Pasados unos minutos volvió con un metro y le pidió a Jesús que pusiera los brazos en cruz y comenzó a tomarle medidas de mano a mano, al altura… Fueron unos instantes muy desconcertantes para “Jesús” y este terminó por preguntarle:

– ¿Me vas a hacer un traje nuevo?

Bandler le respondió:

– ¡Vamos! ¡eres Jesús!  Seguro que sabes lo que quiero hacer. – Y Bandler salió de la sala.

Tras unos minutos volvió con dos listones de madera y varios clavos. Bandler las apoyó en el suelo en forma de cruz y sacó un martillo grande para comenzar a clavarlas.

A estas alturas el hombre estaba muy asustado y le dijo:

– ¡Qué haces!

Bandler le volvió a preguntar

–  ¿Eres Jesús? ¿Jesucristo?

El hombre respondió:

–  Tú lo has dicho, hijo mío.

Bandler le contestó:

– Entonces ya sabes por qué estoy aquí. Comenzó a clavar la cruz.

Entonces, el hombre salió corriendo gritando:

– ¡No soy Jesús! ¡No soy Jesús!

 

La PNL es un gran modelo que crea una sintonía con el modelo de representación del alumno o cliente sobre aquello que necesita cambiar para tener éxito o lograr el equilibrio y tras la sintonía, a través de diversas técnicas se rompe su mapa mental y se le ayuda a crear una representación que le aporte mucha más felicidad.

Cada vez que creas que algo no te va bien, bandlerfelicidad

pero que no puedes cambiarlo,

acuérdate de esto y

¡No te empeñes en ser Jesús!

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus seres queridos en tus redes sociales. ¡Gracias!

Compartiendo Felicidad desde 2012, Davinia.

Feliz semana a todos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.