¿Te das el permiso para ser feliz?

Si eres lector habitual, sabrás que defiendo con pasión y conciencia que la felicidad no es gratis.

¿Sabías que para ser feliz esta pregunta es fundamental?

La felicidad no viene de la nada, no es suerte. No la FELICIDAD con MAYÚSCULAS.

La felicidad es trabajo y decisión.

Para que uno pueda ser feliz constantemente y a lo largo de la vida, es importante dedicarle tiempo. La felicidad no viene de la nada y no a todo el mundo nos hacen felices las mismas cosas.

Te invito a que pienses en qué te hace feliz interna y externamente.

Qué necesitas para ser feliz en lo personal, en lo sentimental, en lo laboral, en lo económico, en lo material, en tu ocio y tiempo libre, para tu propio desarrollo interior y espiritual.

Estoy segura de que tienes una lista enorme de cosas, actividades, propósitos y capacidades latentes, que están ahí para ti y para que las hagas. Pero… ¿te das permiso para ser feliz? ¿Te das permiso para llevarlas a cabo?

Si estás reflexionando ahora sobre esta cuestión, es posible que tengas más curiosidad aún, que cuando comenzaste a leer el artículo por resolver esta gran pregunta.

 

A) ¿ Te das el permiso para ser feliz?  SI.

 

Si tu respuesta es sí. Entonces, ¿qué ocurre?  Lo más probable es que tengas una emoción limitadora o una creencia limitadora que te bloqueen para llevarlo acabo.

Emoción limitadora: Una emoción limitadora es fuerte, profunda y muy destructiva, porque sólo al pensar hacer ese algo que para ti es importante….aparece y te quita las ganas.

Creencia limitadora: Una creencia limitadora es fuerte, profunda y muy destructiva, porque sólo al pensar hacer ese algo que para ti es importante… aparece y te quita las ganas.

La diferencia está en si el origen que te impide realizar el esfuerzo es de carácter emocional o si es tu pensamiento que te boicotea.

Como he dicho, es importante que sepas que para ser feliz hay que hacer en vez de no hacer. Te lo explico brevemente en un ejemplo sencillo:

«Mi cuerpo está permanentemente dolorido y quiero ponerme en forma por mi salud. Quiero dejar de sentirme pesad@, cansad@ y contracturad@, además me pone de muy mal genio.»

Emoción limitadora: PEREZA. Es de las más destructivas porque a la hora de ir al gimnasio te deja echo un cromo tirado en el sofá frente a la televisión con un ojo puesto en ella y otro, probablemente en el IPhone.

Creencia limitadora: ERES INCONSTANTE. Un pensamiento similar a este puede hacercharte: «Para qué vas a apuntarte a tirar el dinero si ya sabes que al final no vas.»

¿Cómo puedes salir de esto? Date motivos más poderosos que los que te impiden hacer aquello que deseas.

¿Cómo puedes encontrarlos? Usa tu tiempo en responder estas preguntas: ¿Por qué querrías hacer el esfuerzo? ¿Cuáles son las consecuencias emocionales, físicas, personales, relacionales, laborales, etc, de continuar tomando decisiones que te quitan felicidad?

B) ¿ Te das el permiso para ser feliz?  NO.

Si tu respuesta es NO. Entonces, ¿Qué ocurre? Que hay que ir un paso más allá. En tu caso el recorrido es algo más largo que si tu respuesta fuera un sincero SI. Pero me encanta que si es que no, digas NO. Así no te mientes.

El mentirse tiene el problema de hacernos permanecer más tiempo aún en el lugar donde no deseamos estar. Así que, felicidades por atreverte a decir NO. Ya que muchas personas aún no se arriesgan a dar ese paso.

Pues bien, para ti te diré que debes analizar otras cuestiones como esta:

¿Qué bien encuentro yo en no darme el permiso de ser feliz?

Y esto no es tontería, ya que muchas personas lo hacer por un miedo o necesidad tremenda de llamar la atención o sentirse queridas y no saben o no han aprendido a hacerlo de otra forma. Por este motivo, es fundamental que te hagas esa pregunta:

  • ¿Qué bien encuentro yo en no darme el permiso de ser feliz?
  • La siguiente pregunta es ¿me merece la pena?  (Si tu respuesta es SI, terminamos el análisis ahí.) Si tu respuesta es NO, entonces pregúntate:
  • ¿Cuáles son las consecuencias emocionales, físicas, personales, relacionales, laborales, etc, de continuar tomando decisiones que te quitan felicidad?

>> Me encantaría que compartas tus respuestas aquí, en la sección de comentarios, quizás así, pueda echarte otro cable 😉

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus seres queridos en tus redes sociales. Para ello, por favor, copia el enlace (la url) de esta página o comparte a través de los botones de redes sociales que tienes más abajo. ¡Gracias!

Compartiendo Felicidad desde 2012, Davinia.

Feliz semana a todos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.