Mirar a los ojos de las personas, es conexión pura.

¿Vivimos distraídos?

Últimamente he asistido a varios congresos de manera consecutiva por lo que he tenido que utilizar el transporte público, hablo de autobús, de tren y de metro. En todos esos días cuando observaba a las personas a mí alrededor me di cuenta de la cantidad de cosas que te pierdes por no mirar a los ojos de las personas.

Mirando a mí alrededor, me llamó la atención la cantidad de cabezas gachas de personas que leen en el trayecto de metro, tren o autobús. Personas que utilizan el móvil que tampoco levantan la mirada. Y  personas que van sin nada en sus manos pero miran al vacío. Todos y cada uno envueltos en sus pensamientos con caras que no son de alegría.

Pocas personas recuerdan mirar a los ojos de las personas y suelen vivir distraídos.

De una u otra forma nos hemos desconectado, vivimos tan absortos en la realidad que no tenemos una postura, unos pensamientos positivos, contentos y de felicidad.

Hay tanto que nos ofrece este mundo y nos lo perdemos por no prestar atención. ¡Hay tanto por lo que mirar a los ojos de cualquier persona con la que te encuentras y simplemente transmitir “estoy agradecido”!

Es cierto que el ser humano se ha embarcado en un mundo tecnológico, en un área de continua distracción y urgencia. Estamos envueltos en una sociedad de tantos ruidos, aparatos, decisiones y tantas opciones que nos perdemos en ellas.- Nos desconectamos y nos acostumbramos a vivir distraídos.

Nuestro corazón y nuestra mente se sienten abrumados.

Nuestro corazón y mente están abrumados por no prestar atención a cosas realmente importantes. No hay silencio dentro de nosotros, no estamos conectados con nuestra esencia, con lo que somos.

Me gustaría citar una situación que tuvo lugar en el curso de permacultura, en el año 2011, en Perú. Omar, uno de los socios del instituto peruano de permacultura que hoy tiene un gran negocio en base a la ayuda y el bienestar a través del yoga, nos hizo una pregunta muy sencilla, pero que para mí fue un gran descubrimiento.

Estábamos en medio de la naturaleza, rodeados de un paisaje espectacular lleno de privilegios para los sentidos, animales, árboles, sensaciones, olores, vistas estupendas y de la mejor compañía, y Omar nos preguntó “¿Qué opinas que sería un buen ejemplo de naturaleza?”

Así que todos empezamos a pensar en qué representa la naturaleza. Algunos dijeron que era el universo o el cielo. Otros este mismo paisaje dijeron. Otros; la luna, las estrellas, el mar, y algunos animales mamíferos. Pero nadie mencionó al ser humano.

El ser humano es naturaleza.

El ser humano es naturaleza en estado puro, pero como acostumbramos a vivir distraídos. ignoramos que tenemos el maravilloso don de poder ser conscientes de donde estamos y a dónde vamos. También tenemos el don de poder cambiar, construir, crear y manipular la realidad y lo pasamos por alto por no prestar atención.

Por eso al ir en transporte público compruebo que es mucho lo que nos perdemos por no mirar a los ojos de las personas. Compruebo que hay muchas caras pensativas, serias, taciturnas, tristes, cansadas, agobiadas y olvidadas de lo que en realidad somos.

Nos hemos dedicado a crear y crear externamente en vez de crear internamente el mejor hogar para nosotros. Por eso, está de moda el mindfullness, la meditación, el yoga, los paseos por el campo y diferentes formas de conectar con nosotros mismos.

¿Es porque está de moda que nos quieren vender esa parte de felicidad? o ¿Es porque realmente estamos desconectados de nosotros mismos y de nuestra verdadera razón de ser?

Hasta la semana que viene querid@ lector, gracias por estar ahí. Con cariño, Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad.
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Te invito a leer Nuestra manera de ser es un auténtico regalo y lo desperdiciamos así

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.