¿Mejorar tu relación contigo? ¿cómo? ¡Mírate sin miedo!

Eso es lo que me encantaría querido lector, que aprendas cómo mejorar tu relación contigo y además lo hicieras sin miedo.

Mejorar tu relación contigo mismo es algo básico para poder estar centrado en la vida. Y estar centrado en la vida sintiendo que estás en tu camino es la clave para vivir con felicidad.

La mayoría de las personas tienen miedo de conocerse. Pues creen que hay cosas dentro de sí que no son buenas. La otra gran mayoría creen que van a revivir cosas malas. Sin embargo, esto no tiene porqué ser cierto, al menos no del todo.

Cuando nosotros iniciamos un camino hacia nuestro interior adquirimos el compromiso real de trabajar para nuestra propia felicidad, queremos avanzar, ser mejores personas y atrevernos a darnos la oportunidad de serlo.

El compromiso asusta.

Eso lo sé. Te comprometes, fallas ¿y ahora qué? por eso muchas personas no se lanzan. Pero claro, convives contigo 24 horas al día y eso es tal cual. Así que el compromiso aquí, considero que no es cuestión de elección. El compromiso está, ¿lo tomas o lo dejas?

¿Para quien es esto de mejorar nuestra relación con nosotros mismos?

El camino hacia nuestro interior no es exclusivo para las personas espirituales. Así que no tienes que ser espiritual ni religioso. Mejorar la relación contigo es para ser mejor persona, para normalizar lo que te pasa en la vida. Pero también para quien quiera tener una mejor actitud hacia los demás. Para quien quiera mejorar sus relaciones personales, familiares o profesionales. Para quien quiera entender qué le ocurre. Y también para quien quiera hacer de su hogar, él mismo, un momdo libre, cómodo y mejor.

En este post voy a hacer algunas recomendaciones a todas las personas que quieren iniciar o que están en ese viaje interior, pues aunque estén en busca de una mayor tranquilidad y paz, a veces puede resultar turbulento.

Dos pasos para mejorar tu relación contigo

  • Trabaja frente a un espejo

Si quieres mirar en tu interior efectivamente, ya sea para descubrirte, sanar heridas o mejorar sin mucho sufrimiento, te aconsejo el espejo. Hablar con nosotros mismos o escribirnos cartas no nos da algo que el espejo sí: vernos con distancia.

Cuando alguien tiene un problema o está ante una situación lo primero que se dice al darle un consejo es que tome distancia, que se separe emocionalmente de ese problema, bien, entonces eso es lo que conseguimos con el espejo. Para mejorar tu relación contigo es un método fantástico.

El espejo nos permite ver dos partes de nosotros. Nos vemos hablar con nosotros mismos desde la distancia; vemos nuestro rostro, oímos nuestras palabras, nuestras expresiones, interactuamos con nosotros mismos y podemos cambiarlo. Así nos daremos cuenta de la persona que estamos siendo y la persona que en realidad queremos ser.

  • Cero juicios:

Seguro que al mirar en tu interior hay muchas cosas que consideres un fracaso o una mala experiencia, pero lo cierto, es que sólo es algo que ocurrió. Evita penalizar y juzgar aquello que eres o que fuiste y tampoco lo hagas con el resto de las personas.  

Hay algo que sé y reconozco que es muy difícil de entender y practicar: cada persona hace lo mejor que puede, independientemente de la manera en que sale.

Esto es un poco difícil de aceptar cuando se inicia un camino hacia nuestro interior. Ya sea que nos hayan hecho daño o nosotros mismos tuvimos una conducta autodestructiva, comprender interiormente y con franqueza que esa persona o nosotros mismos hemos hecho lo mejor que hemos podido, es complicado, pero cierto.

Al ser cierto, lo mejor que puedes hacer al mirar en tu interior es no machacar, no juzgar, ni penalizar aquello que consideres un fracaso ¿Para qué? Primero ya pasó y segundo, te limita en el presente para mañana continuar con aquello que quieres ser.

¿Y para qué sirve mejorar tu relación contigo mismo?

Para no penalizar ese sentimiento de fracaso y para no juzgarte, el camino es mejorar tu relación contigo mismo y revisar las palabras las palabras que utilizas ¿Cómo logramos esto? El mejor ejemplo que tengo para que puedas verlo, entenderlo y pensarlo con mayor profundidad es pensar que eres un niño ¿Qué palabras utilizarías? ¿Acaso le recriminarías, le hundirías o menospreciarías? ¿O le hablarías con cariño, ternura y amor?

No olvides que tus puntos débiles en el pasado pueden ser tus puntos fuertes hoy si sabes cómo cambiar tu relación contigo mismo. Celebra cuando las cosas te salen bien o cuando consigues ser la persona que quieres ser. Celebra tus éxitos por pequeños que sean, compártelos y agradece.

Con mucho cariño, como siempre, me despido hasta la próxima semana. Nos vemos el martes!

Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Te invito a leer: ¿Te mereces lo que quieres?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.