Louise Hay fue una profesional que conocí a través de sus vídeos en YouTube hace varios años. En 2012 cuando estaba generando mis cursos de felicidad para mujeres, sobre todo de coaching personal, quería más información sobre cómo llegamos a ser las personas que hoy somos y qué ataduras nos impiden avanzar, la descubrí y me enamoró como trataba el pensamiento positivo.

Es una figura internacional que ha ayudado a miles de personas a lo largo de toda su trayectoria. Es un ser muy espiritual y sobre todo alguien que creía en el ser humano. Su fuerza y forma de comunicarlo junto a la estrategia que defendió por encima de todas: el pensamiento positivo. Es lo que la hacen ser la maestra. La maestra de la sanación a través del poder de la palabra.

Para mi hoy el pensamiento positivo es fundamentalmente, una reacción química que nosotros realizamos voluntaria o involuntariamente para ayudarnos a tener mayor bienestar y felicidad en nuestra vida.

Así, Louise Hay para mí ha sido toda una referencia. Después de estudiarla y leer sus libros, me ha inspirado. Me hizo imaginar y ver no solamente otra faceta poderosa del ser humano. Me ayudó con una comprensión más profunda de como somos y me conmovió su historia y a los millones de personas que ha ayudado.  Compartiré contigo al final del artículo una palabra sorprendente que creo que te será de utilidad incluirla en tu vida a diario. Me motivó para escribir mmi primer libro. Mi pasado atrás, vuelvo a ser yo.

Antes de nada quiero hacer este post por su reciente fallecimiento. Nos deja toda su contribución a un mundo mejor con personas más felices, más plenas y más llenas de recursos. Y nos ha dejado sus enseñanzas a través de sus conferencias grabadas y todos sus libros. Se ha ido una grande que creía sinceramente en el ser humano, en el poder de la decisión y en el poder de la palabra.

Louise Hay nunca renegó de los sentimientos negativos.

En su empresa tenía una habitación para liberarlos de manera sana, ella y sus empleados. Ella creía en el daño que te hacía si los dejabas dentro, pero nunca jamás, renegó de ellos.

A niveles generales, su visión tenía que ver con la sanación y la curación de nuestros sentimientos, de nuestras heridas y enfermedades físicas a través del pensamiento positivo. Louise Hay lo trabajó con millones de personas en este sentido. Y muchas con personas con cáncer y el sida. Me brindó el máximo exponente del cambio de nuestra vida a través del pensamiento positivo.

Y lo hizo porque las personas que creyeron en ella y aplicaron sus enseñanzas transformaron positivamente su vida con resultados.

Así, parte de que cuando tenemos alguna enfermedad física se ha podido detonar por un aspecto físico o genético o por pensamientos negativos. Desde una contractura, una depresión hasta un cáncer u otras tantas enfermedades físicas. Lo cierto es que el pensamiento negativo aunque sólo sea por su proceso químico puede generar enfermedades. Y de todos es sabido que contribuye en buena medida a empeorarlas. Por eso habla del poder transformador de la palabra y el pensamiento positivo para transformar las reacciones de nuestro cuerpo.

Cuando nosotros pensamos que hemos tenido un día horrible o que estamos teniendo un día horrible. Entonces vemos muy negro todo lo que hay a nuestro alrededor. Nos molesta prácticamente todo, no nos aguantamos muchas veces ni nosotros. ¿Qué produce esto?. Una tensión interna física y contra las personas con las que nos estamos relacionando o nos encontramos.

Si estamos teniendo un día horrible nos encontraremos en la carretera a los peores conductores y a lo largo del día probablemente nos encontremos a personas completamente desagradables. Así al llegar a casas seremos mucho más desagradables con las personas que están allí, además, lo estamos siendo con nosotros mimos.

Otro de los grandes conceptos de Louise Hay es el amarse a uno mismo,

Es un gran concepto. Porque cuando te respetas, quieres, valoras y te permites ser o hacer de tu vida algo mejor, estás más cerca de lograrlo. Todo lo que hay a nuestro alrededor es una extensión de nosotros mismos.

No solamente somos seres físicos, la gran parte de lo que somos ocurre en nuestro interior. La sangre bombeada por el corazón, la respiración y el agua nos permiten vivir; nuestro sistema motor nos permite caminar, relacionarnos, y la actividad física es imprescindible, pero son nuestros sentimientos, emociones y pensamientos lo que por dentro determinan las decisiones de cómo nos relacionamos en el mundo.

¿Cuál es la sorpresa que hoy quiero compartir contigo?

El otro día leí en una revista un artículo dedicado a Louise Hay y además de estar de acuerdo con todo lo que había en él, me lleve algo de gran valor y es esta frase: “Me permito”.  Es muy poderosa, podemos introducirla en nuestra vida cotidiana y creo sinceramente que con grandes resultados

Quiero que imagines cómo sería tu vida si te permites ser feliz, estar relajado y sano física y emocionalmente. Si te permites dejar pasar aquello que te limita ¿Qué nuevo camino descubrirías?. Podemos introducir diariamente esta palabra en aquellos aspectos que necesitamos o queremos potenciar. Hacerlo en primera persona y habitualmente puede revelarte muchas cosas.

Pon tu las palabras que necesitas “Me permito ser más feliz”. “Me permito afrontar las cosas con tranquilidad”. “Me permito sanar mis heridas”. “Me permito dejar pasar aquello que me limita”. “Me permito eliminar esto que intoxica de mi vida”. Practica, practica y practica.

Louise Hay descansa en paz.

Gracias por todo lo que nos has dado, con cariño Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario! Hasta el próximo martes,

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Fotografía de El Mundo en su artículo de despedida Si quieres más sobre Louise Hay aquí tienes un vídeo que espero que te inspire.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.