¡Deja de escuchar consejos!

En algún instante de nuestra vida todos pasamos por momentos de bloqueo y dolor, es inevitable. Cuando estamos en una situación incómoda o negativa, deseamos que alguien nos escuche y oriente, sin embargo, lo mejor que puedes hacer es dejar de escuchar consejos; Por tu bien conviértete en la persona que admiras, te será mucho más provechoso.

Cuando experimentamos momentos de plenitud, motivación y felicidad, son muy pocas las personas que se acercan a nosotros para dar un consejo. Como he dicho, cuando atravesamos una situación difícil es cuando normalmente nos aconsejan, pero en ese instante no tenemos en cuenta las palabras o bien es más difícil que les hagamos caso ¿A qué se debe esto?

Compartir sin esperar una respuesta

Si estás en una situación difícil y decides acercarte a alguien, sea un familiar o un amigo. La motivación principal que te impulsa es porque quieres desahogarte de alguna forma. Si lo principal es buscar consuelo o entendimiento, lo secundario es es buscar una forma de resolver tus problemas.

Lo mismo ocurre cuando un amigo o familiar tuyo se acerca a conversar contigo sobre algún inconveniente que tiene en su vida. Su objetivo principal es compartir esa carga que tiene para hacerla más ligera, pero eso no quiere decir que desea escuchar consejos.

Ahora ya sabes que el refrán “consejo no pedido, consejo no oído” tiene su gran parte de verdad. Aunque la persona que se acerca para dar un consejo tenga la mejor de las intenciones, no es el momento ideal pues no estamos en el momento adecuado. No es lo mismo ser receptivo o estar preparados para escuchar un consejo y llevarlo a cabo, que intentar deshacernos del dolor tan grande que sentimos en nuestro interior.

El héroe de los demás

El héroe de los demás es la persona que tiene y da en su poder los mejores consejos. ¿Sabías que es probable que seas tú?

Cuando tú das un buen consejo seguro piensas “Oh Dios mío, si yo me aplicara los fantásticos consejos que doy!”. Probablemente para resolver tus problemas a la última persona que estuchas es a ti. En vez de ser a la primera que sería lo ideal.

¿Por qué resulta más sencillo dar un consejo muy bueno a otros? Porque tienes otra perspectiva y una cierta distancia emocional del problema. Conoces a la persona que intentas ayudar, sabes lo que quiere, qué le gusta y lo que le hace daño. Esa distancia emocional es suficiente para centrar la fuerza de nuestra mente y nuestros recursos y herramientas que conocemos para ayudar, lo mejor posible, a esa persona.

Así es como nos convertimos en los mejores consejeros. Sin embargo, es muy probable que no estemos practicando dichos consejos en nuestra propia vida, por eso para resolver tus problemas si tienes dificultad una herramienta básica es convertirte en quien admiras.

Conviértete en la persona que más admiras

¿Para qué sirve convertirte en la persona que más admiras? Para que, ante una situación de bloqueo o de dolor lo mejor, consigas esa distancia y uso pleno de tu fuerza, herramientas y cerebro de la que haces gala cuando eres el héroe de los demás.

Cuando estamos en una situación de bloqueo o dolor no tenemos esa perspectiva y nos cuesta tiempo salir bien para inspirar y transformar en ese punto nuestra vida. Por eso lo mejor que puedes hacer es pensar en alguien que consideras que es capaz de resolver la situación. Después intenta averiguar qué haría esa persona para dominar las dificultades.

Es una perspectiva muy diferente a escuchar consejos. Por eso es una herramienta maravillosa.

Convirtiéndonos en la persona que admiramos adoptamos unas creencias y unas pautas de comportamiento diferentes que nos ayudan más en ese instante a transformar nuestra vida.

 

¿Y si te conviertes en la persona a quien admiras?

¿Cómo se transformaría tu vida? ¿Cómo te verías a ti?

 

Al final se trata de encontrar un enfoque práctico y útil que realmente te ayude, no de minar tu autoestima utilizando la envidia “sana”. Puedes pensar en algún familiar o persona reconocida que consideres que tiene eso que quieres lograr por su capacidad de resolver o sus ideas y comportamientos. Así hay que analizar lo siguiente: “Esta persona actúa …….  y piensa ……..  Ante la situación …….. actuaría ……. Y sentiría ……… y con ello consigue ……..”; Te propongo que rellenes los campos con puntos suspensivos para experimentes la claridad de la técnica y sus beneficios. Es una excelente manera de ganar distancia del problema y una perspectiva muy útil para resolver una situación difícil.

Todos tenemos algo muy importante dentro de nosotros mismos: la esperanza y el afán de superación. Puedes alcanzar todo aquello que admiras y ver cómo conseguir lo que quieres intentado “copiar” para cambiar tu forma de percibir las cosas.

Con cariño, Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

* Te invito a continuar descubriendo herramientas para solución de problemas aquí –>

La imagen utilizada para este artículo es de Coaching Ruth!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.