Creencias limitantes ->

Corría el año 2009, para muchas personas pero no para una con 200 euros en el banco y seis meses de subsidio por desempleo. Para esta persona cada día contaba y deseaba encontrar un maldito trabajo. No entendía por qué no lo encontraba pero entendía algo, no se iba a quedar sin nada. Eso fue lo que la impulsó a crear una lista de mínimos que consistían en tener dinero para pagar una habitación, agua, luz y gas en un piso compartido. No gastar nada, y alimentarse principalmente de pasta y arroz. ¡La situación no iba a poder con ella! Cuando por fin salió de la situación a otra ligeramente menos precaria, ¿Qué crees que ocurrió?

Continuó viviendo una vida apretada. Se acostumbró a creer que le iba a faltar, que no tenía y que podía vivir con muy poco. Sus trabajos eran precarios pero su alma y tenacidad por encontrar el qué y cómo la mantenían con la esperanza lejana de que un día su dicha cambiaría.

Así fue como continuó viviendo una vida apretada, pasaron los meses, y continuó con su vida apretada agradeciendo aquello tan escaso que tenía, porque era más que lo que tenía de la situación donde venía.

Las creencias limitantes hacen pobres y sufridas nuestras vidas.

Las creencias limitantes son ideas tan potentes que crees que son afirmaciones que no se pueden cambiar. Pero son creencias erróneas sobre un aspecto o área de la vida a las que nos aferramos para mantenernos en un lugar, sitio y experiencias que no deseamos ni para nosotros, ni para nuestros seres queridos. Creyendo en muchos casos que son creencias heredadas. Que la vida es así, y que no podemos hacer nada. No, ante las circunstancias.

En la otra cara de la moneda están las creencias potenciadoras. Se diferencian de las creencias limitantes negativas en su contenido. Si las creencias que te limitan te hacen la vida imposible, las creencias positivas dan mucha felicidad porque son creencias que sanan por dentro.

Por ello,

La creencia es tu punto de partida para lograr todo lo que te propones en la vida, ¡TODO!

Pero, intentaremos que no sean creencias limitantes, ¿no crees?

Piensa en un lugar donde de verdad quieres ir y piensa en el motivo y en la felicidad que te daría. En cuanto lo tengas en tu mente, por favor, dibuja imaginariamente un círculo azul e introduce ahí toda la felicidad que te daría alcanzarlo sin límite alguno.

Ahora escribe en él. Este es el punto al que deseo ir.  ¿Ya está? ¿Lo tienes?

Este será nuestro punto B.

A continuación, visualiza, por favor, donde estás ahora prestando mucha atención a tu alrededor, experimenta que estás en el centro del lugar donde te encuentras, y piensa sobre ello unos segundo más.  Sólo cuando lo hayas hecho, dibuja con tu mente un círculo rojo e introduce toda esta experiencia en él. Ahora escribe en el círculo Aquí estoy yo.

¿Estamos listos? Este es el punto A.  

El punto A eres tú hoy, ahí en ese mismo lugar. Ese es tu punto de partida. Vuelve tu mirada y recuerda la fuerza del punto B, El punto al que deseas llegar.

Nunca lo alcanzarás sino cambias algunas cosas en tu mente. 

¿Esta afirmación pertenece al grupo de las creencias limitantes o de las potenciadoras? Si te impulsa… es creencia positiva potenciadora

No quiero que frustres tus sueños, tu ilusión, tú tiempo ni tu esfuerzo. Y como lo sabes tan bien como yo esto de que para lograr aquello que quieras por pequeño o grande que sea, que deberás cambiar algunas cosas que te dices en la intimidad de tu mente. Echando las creencias limitantes de tu vida.

Abandonar creencias antiguas no es sencillo, pero si dispones de creencias motivadoras que te ayuden a sustituir unas por otras, el camino se hará mejor.

Hoy te traigo 3 puntos A para que te aferres a ellos, porque sé de buena tinta, que van a potenciar tu felicidad.

Tres creencias positivas que pueden convertirse en una baza poderosa.

1) Soy responsable de mi felicidad.

Para mi esta creencia está en el grupo de creencias básicas en la vida.

¿Recuerdas cuando tu madre te decía… Si tienes 18 años para salir tienes 18 años para levantarte temprano? La felicidad verdadera es producto de las decisiones y de la asunción de responsabilidad.

Este pensamiento poderoso si es consolidado como creencia es maravilloso para coger el control de tu vida. Ya sabrás, por tu propia experiencia que si echas balones fuera, no encestas. Por este motivo, una persona plenamente feliz no dice: esto fue culpa de…., no echa balones fuera. Una persona feliz, encesta aceptando que es responsable de cada decisión que toma igual que de cada decisión que no toma.

2)    Soy capaz de dar la vuelta a la tortilla.

Es del tipo creencias justificadas. Se trata de generar experiencias positivas a partir de negativas.

Desde la ciencia, los estudios de economía de la felicidad coinciden en que la curva de la felicidad por edades se torna elevada cuantos más mayores somos. Recuerdo con cariño a Pep Mascaró, el protagonista del anuncio de Coca-Cola, aquel entrañable anciano que va a visitar a su nieto recién nacido que representaba muy bien esto cuando decía:

“Seguro que lo que no te va a gustar de la vida es que te va a parecer demasiado corta. Estás aquí para ser feliz”

Tener esta creencia te hará conseguir que los momentos malos no duren más de lo estrictamente necesario y que los buenos puedas disfrutarlos plenamente, eso es, calidad de vida.

3)    Creo en mí.

¿Sabes que los expertos dicen que tienes de media más de 60.000 pensamientos al día?
Esta es del tipo de creencias espirituales. Hacer esta creencia realidad, desde mi opinión, es la más difícil de adquirir porque parece que siempre buscamos algún motivo para dudar de nosotros en algún punto. Tendemos más a boicotearnos y decirnos lo tontos que estamos siendo respecto a algo que a amarnos por lo que somos. Creer en nosotros influye directamente en nuestra salud y creencia en nosotros. Pero eso no invalida esto:

Necesitamos en esta vida personas como tú. Te necesitamos. Necesitamos tu buen hacer, tu sonrisa y tus habilidades así que: No te conviertas en tu peor obstáculo. No te conviertas en el enterrador de tus sueños e ilusiones y cree en ti, aunque te cueste un trabajo extra.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

* Me ha gustado un artículo relacionado las creencias -> Los 10 tipos de creencias, y cómo hablan acerca de quienes somos   También te puede gustar -> este artículo.

Las fotografías utilizadas en este artículo son de Educación Perú,  Sonría y Editorial Supérate.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.