Creencias limitantes que nos amargan la vida.

Creencias limitantes que nos amargan la vida.

Creencias limitantes ->

Corría el año 2009, para muchas personas pero no para una con 200 euros en el banco y seis meses de subsidio por desempleo. Para esta persona cada día contaba y deseaba encontrar un maldito trabajo. No entendía por qué no lo encontraba pero entendía algo, no se iba a quedar sin nada. Eso fue lo que la impulsó a crear una lista de mínimos que consistían en tener dinero para pagar una habitación, agua, luz y gas en un piso compartido. No gastar nada, y alimentarse principalmente de pasta y arroz. ¡La situación no iba a poder con ella! Cuando por fin salió de la situación a otra ligeramente menos precaria, ¿Qué crees que ocurrió?

Continuó viviendo una vida apretada. Se acostumbró a creer que le iba a faltar, que no tenía y que podía vivir con muy poco. Sus trabajos eran precarios pero su alma y tenacidad por encontrar el qué y cómo la mantenían con la esperanza lejana de que un día su dicha cambiaría.

Así fue como continuó viviendo una vida apretada, pasaron los meses, y continuó con su vida apretada agradeciendo aquello tan escaso que tenía, porque era más que lo que tenía de la situación donde venía.

Las creencias limitantes hacen pobres y sufridas nuestras vidas.

Las creencias limitantes son ideas tan potentes que crees que son afirmaciones que no se pueden cambiar. Pero son creencias erróneas sobre un aspecto o área de la vida a las que nos aferramos para mantenernos en un lugar, sitio y experiencias que no deseamos ni para nosotros, ni para nuestros seres queridos. Creyendo en muchos casos que son creencias heredadas. Que la vida es así, y que no podemos hacer nada. No, ante las circunstancias.

En la otra cara de la moneda están las creencias potenciadoras. Se diferencian de las creencias limitantes negativas en su contenido. Si las creencias que te limitan te hacen la vida imposible, las creencias positivas dan mucha felicidad porque son creencias que sanan por dentro.

Por ello,

La creencia es tu punto de partida para lograr todo lo que te propones en la vida, ¡TODO!

Pero, intentaremos que no sean creencias limitantes, ¿no crees?

Piensa en un lugar donde de verdad quieres ir y piensa en el motivo y en la felicidad que te daría. En cuanto lo tengas en tu mente, por favor, dibuja imaginariamente un círculo azul e introduce ahí toda la felicidad que te daría alcanzarlo sin límite alguno.

Ahora escribe en él. Este es el punto al que deseo ir.  ¿Ya está? ¿Lo tienes?

Este será nuestro punto B.

A continuación, visualiza, por favor, donde estás ahora prestando mucha atención a tu alrededor, experimenta que estás en el centro del lugar donde te encuentras, y piensa sobre ello unos segundo más.  Sólo cuando lo hayas hecho, dibuja con tu mente un círculo rojo e introduce toda esta experiencia en él. Ahora escribe en el círculo Aquí estoy yo.

¿Estamos listos? Este es el punto A.  

El punto A eres tú hoy, ahí en ese mismo lugar. Ese es tu punto de partida. Vuelve tu mirada y recuerda la fuerza del punto B, El punto al que deseas llegar.

Nunca lo alcanzarás sino cambias algunas cosas en tu mente. 

¿Esta afirmación pertenece al grupo de las creencias limitantes o de las potenciadoras? Si te impulsa… es creencia positiva potenciadora

No quiero que frustres tus sueños, tu ilusión, tú tiempo ni tu esfuerzo. Y como lo sabes tan bien como yo esto de que para lograr aquello que quieras por pequeño o grande que sea, que deberás cambiar algunas cosas que te dices en la intimidad de tu mente. Echando las creencias limitantes de tu vida.

Abandonar creencias antiguas no es sencillo, pero si dispones de creencias motivadoras que te ayuden a sustituir unas por otras, el camino se hará mejor.

Hoy te traigo 3 puntos A para que te aferres a ellos, porque sé de buena tinta, que van a potenciar tu felicidad.

Tres creencias positivas que pueden convertirse en una baza poderosa.

1) Soy responsable de mi felicidad.

Para mi esta creencia está en el grupo de creencias básicas en la vida.

¿Recuerdas cuando tu madre te decía… Si tienes 18 años para salir tienes 18 años para levantarte temprano? La felicidad verdadera es producto de las decisiones y de la asunción de responsabilidad.

Este pensamiento poderoso si es consolidado como creencia es maravilloso para coger el control de tu vida. Ya sabrás, por tu propia experiencia que si echas balones fuera, no encestas. Por este motivo, una persona plenamente feliz no dice: esto fue culpa de…., no echa balones fuera. Una persona feliz, encesta aceptando que es responsable de cada decisión que toma igual que de cada decisión que no toma.

2)    Soy capaz de dar la vuelta a la tortilla.

Es del tipo creencias justificadas. Se trata de generar experiencias positivas a partir de negativas.

Desde la ciencia, los estudios de economía de la felicidad coinciden en que la curva de la felicidad por edades se torna elevada cuantos más mayores somos. Recuerdo con cariño a Pep Mascaró, el protagonista del anuncio de Coca-Cola, aquel entrañable anciano que va a visitar a su nieto recién nacido que representaba muy bien esto cuando decía:

“Seguro que lo que no te va a gustar de la vida es que te va a parecer demasiado corta. Estás aquí para ser feliz”

Tener esta creencia te hará conseguir que los momentos malos no duren más de lo estrictamente necesario y que los buenos puedas disfrutarlos plenamente, eso es, calidad de vida.

3)    Creo en mí.

¿Sabes que los expertos dicen que tienes de media más de 60.000 pensamientos al día?
Esta es del tipo de creencias espirituales. Hacer esta creencia realidad, desde mi opinión, es la más difícil de adquirir porque parece que siempre buscamos algún motivo para dudar de nosotros en algún punto. Tendemos más a boicotearnos y decirnos lo tontos que estamos siendo respecto a algo que a amarnos por lo que somos. Creer en nosotros influye directamente en nuestra salud y creencia en nosotros. Pero eso no invalida esto:

Necesitamos en esta vida personas como tú. Te necesitamos. Necesitamos tu buen hacer, tu sonrisa y tus habilidades así que: No te conviertas en tu peor obstáculo. No te conviertas en el enterrador de tus sueños e ilusiones y cree en ti, aunque te cueste un trabajo extra.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

* Me ha gustado un artículo relacionado las creencias -> Los 10 tipos de creencias, y cómo hablan acerca de quienes somos   También te puede gustar -> este artículo.

Las fotografías utilizadas en este artículo son de Educación Perú,  Sonría y Editorial Supérate.

Tomar decisiones correctas: Clase intensiva

Tomar decisiones correctas: Clase intensiva

Tomar decisiones correctas parece que es un imposible en muchas circunstancias de nuestras vidas.

Por este motivo quiero que veas que es posible bajo unos principios básicos y un sencillo entrenamiento. Quiero que experimentes por tu cuenta como es posible tomar decisiones correctas, porque considero que es el mejor aprendizaje. Piensa en qué podrías lograr que ahora está estancado si adquisieras esta habilidad. Pues bien, extraeré de las diferentes teorías, prácticas, ideas que hay en el ambiente de psicología, coaching y pnl para que aumentes tu felicidad de una forma sencilla.

Tomar decisiones cuesta.

Estoy segura de que tienes una lista de cosas pendientes que te encantaría hacer. Piensa en ella, o cógela si eres de los míos, que yo las escribo siempre. Soy la niña de las listas para todo y aún sigo haciendo la lista en papel.

Pero no quiero que pienses, recuerdes o imagines esa lista para sentirte mal. Ni mucho menos. Sólo quiero que aprendas paso a paso qué hacer.

Bien, esa lista no se hace realizad afortunadamente sólo por dos motivos. Son grandes motivos, son poderosos, pero son dos. De ellos derivarán toda clase de excusas para continuar sin hacerlos realidad, pero son dos, nada más.

Tomar decisiones cuesta: Confusión entre urgencia e importancia.

tomar deciones davinia felicidad

Lo importante y lo urgente a veces se solapan y nos crean hábitos de comportamiento erróneos o contrarios a nuestra felicidad.

Trabajas casi de sol a sol, algo lejos de casa. Y se te estropea el coche al ir a trabajar, ¿qué haces? lo más probable es que avisarás de que llegarás tarde y buscas otro medio de locomoción o llamas a alguien que te pueda acercar. El problema por la noche vuelve a aparecer. Llegas a casa casi a las 9 y coche está roto, pero nadie te puede prestar ninguno y vuelves a estar en las mismas. Conozco muchas personas que se esperaron a fin de semana, para arreglar el coche. Otras esperaron, retrasaron la tarea, dos semanas, otras más puesto que consiguieron el coche que no utilizaba un familiar.

Esto es un ejemplo de confusión de lo importante: arreglar el coche, a llegar al trabajo.

Pocas personas a quienes pregunté por este caso me contestaron, como ya llegaba tarde, fui a llevar el coche al taller lo primero y luego me busqué un transporte público para llegar al trabajo.

Otro ejemplo:

Vida sana: reservar tiempo para hacer deporte. ¿Por qué será que al final post ponemos lo que consideramos importante por lo que de repente nos parece urgente? Se me olvidó comprar X y tengo que ir, ¡Otro día sin gimnasio!

Lo urgente lo establecemos como prioritario e inmediato, lo importante no es inmediato. Nada de lo que en la vida cada uno de nosotros considera importante es inmediato sino a medio o largo plazo. Desde una dieta, la figura sana, una pareja, ascender en el trabajo, como otros tantos objetivos más, de estos que nos hacen felices, solemos darles la patada porque no los conseguimos de forma inmediata. Sin embargo esto de «el imprevisto» o lo «urgente» si lo vemos inmediato y esa inmediatez hace que no nos demos cuenta de que aquello que se nos olvidó comprar era para hacer pisto con huevos, y que sin el tomate, hacemos unas verduras con un filete a la plancha tan ricas, vamos al gimnasio y tenemos doble recompensa.

Ocurre exactamente igual con nuestras carreras en especial en situación de paro. Siempre que una persona pueda permitírselo es mejor para su vida, los resultados que desee conseguir en menor tiempo, y de la mejor forma, es que siga enfocado en lo que desea para su vida, porque lo urgente, suele no traer nada bueno. Repito, si la situación lo permite. Conozco a muchas personas que por estar mal en un trabajo han, literalmente escapado, a otro, al primero que surgió, resultando en el 90% de los casos, peor que donde estaban anteriormente. ¿Por qué ocurre esto? en otro post os prometo que lo vemos. Pero hoy no toca esto.

Pondré un último ejemplo, en este caso de relaciones sentimentales.

Muchas mujeres con las que he trabajado han practicado lo urgente: búsqueda de pareja, no sentirse solas, sentirse queridas, y un largo etcétera de motivos, versus lo importante: el tipo de pareja, proyecto de vida y valores que deseaban en su vida.

El componente común a todo objetivo importante es la paciencia y la perseverancia y se nos olvida en muchas ocasiones. Así que, ya que estamos aquí… ¿por qué no hacemos algo?

Por qué no miras tu lista y separas ahora, de forma consciente, qué es importante y qué es urgente, y recoloca la lita poniendo primero lo importante y lo último lo urgente.

Tomar decisiones cuesta: El quedar bien.

tomar decisiones felicidad davinia

El otro motivo es anteponer lo nuestro por lo de otros. Una necesidad de quedar bien, un concepto mal entendido de ser buena persona, o búsqueda de aprobación / amor. Sea cual sea el motivo o razonamiento que utilizamos para justificar nuestra forma de hacer las cosas. No está bien.

Conseguir amor, a través de quien eres tú.

Ser buena persona es hacer cosas buenas, que ayuden a los demás sin renunciar a ti. Tú eres el lugar donde vas a vivir siempre, no te cuides tú y no te cuidarán los demás. Nadie cumplirá tus cosas importantes, objetivos de vida, sueños, por ti. Así que vigila las decisiones si pones siempre a los demás delante. Porque te estás abandonando tú.

¿Quién sería el máximo exponente de «me olvido de mi»? Quizás.. una personas que es vagabundo, ¿podríamos decir? Sin por supuesto desmerecer que las situaciones por las que ha tenido que pasar son terribles y no las deseamos a nadie, ¿podría ser una imagen del máximo exponente de abandono?

Es importante tu lista, porque es tuya.

Y si de verdad queremos complacer a los demás o que nos quieran, lo primero que deberíamos hacer es, lograrla, y solicitar a nuestros seres queridos ayuda o apoyo para ello si lo necesitamos. Eso es un cambio en nuestra estructura cerebral muy importante y que merece la pena reflexionar.

A veces, buscamos un camino para la felicidad que nos hace tomar decisiones que nos separa de ella, a veces, si hacemos esa lista y la vamos cumpliendo con otra lista de tareas esto nos impulsa a tomar decisiones que nos acerquen a lograrla. La clave para tomar decisiones es hacerlas, es tacharlas de la lista como lo hacemos en el trabajo.

Este es un camino más fácil para alcanzar una mayor felicidad  y satisfacción con la vida: empezar a cumplir esa lista. Y tomar decisiones para que cuando se termine puedas crear otra nueva lista.

Repetir hasta crear esta «mala» costumbre: Hacer lo importante para ti por encima de lo urgente, sin renunciar a ser buena persona, tener en cuenta a los demás y tener amor en tu vida.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Las fotografías utilizadas en este post son de Mentis y Martha Debayle Y te recomiendo este vídeo sobre: el miedo y el fracaso 

 

 

 

Lista de emociones que sentimos a diario y para qué sirven.

Lista de emociones que sentimos a diario y para qué sirven.

Lista de emociones básicas aunque sentimos hasta

300 emociones diferentes.

Hoy vengo con un propósito claro: Enseñarte una pequeña lista de emociones básicas. Más bien, comunes, que sentimos a diario. Porque quiero que veas para qué aparecen en tu vida.

La lista de emociones y sentimientos que podemos sentir los seres humanos, es muy rica. Sin embargo la lista de emociones negativas y de sentimientos positivos que registramos en nuestro día a día es ridícula.

¿Sabías que nos “acostumbramos” a sentir lo mismo?

emociones coach daviniaCreo que es algo evidentemente lógico. Si nos metemos en rutinas diarias y vamos casi por inercia en nuestro día a día, acabamos haciendo lo mismo semana tras semana… parece lógico que sintamos de forma similar constantemente.

La emoción es una reacción primero física y después consciente. Luego, si deseas saber más, te dejaré un link importante al final de este post sobre cómo se forman tus emociones y qué puedes hacer para cambiar tu manera de sentir.

Al final reducimos la larga lista de emociones que podemos sentir a escasas 10 emociones que hoy te traigo, rápidamente, para que sepas con exactitud, qué significan. Recuerda que el propósito es facilitarte mejor conocimiento y herramientas para que seas más feliz.

Lista de emociones y su significado

* Las emociones agradables y desagradables que más experimentamos:

  1. Alegría: Cuando experimentamos esta emoción en realidad es cómo si pensáramos ¡¡Esto lo quiero en mi vida!!
  2. Miedo: Considerada la emoción negativa por excelencia, nos es realmente útil. Cuando aparece es porque el cuerpo te avisa de una posible situación de peligro para tu vida. Y te prepara para huir o atacar.
  3. Ansiedad: En su origen y no como enfermedad, es un sentimiento útil que aparece para que sepas que estás ante una situación de amenaza generalizada. Prepara al cuerpo para responder y solucionarla.
  4. Tristeza: Emoción que aparece cuando tu cuerpo percibe una pérdida inevitable. Si bien la pérdida no tiene por qué ser duradera o para siempre sirve para avisarte de que algo o alguien ya no está o has decidido que no esté.
  5. Alivio: Es esa emoción en forma de leve suspiro que aparece para avisarte de que una situación de amenaza desaparece.
  6. Enfado: Emoción poderosa que firmemente aparece para decirte….. ¡¡Esto no lo quiero para mí!!
  7. Ira: Famosa en el mundo entero como emoción fuerte de carácter reaccionario. Su utilidad reside en que el cuerpo te avisa de que hay límites que no has puesto y ese descuido de ha clavado de lleno una estaca en el estómago o el corazón.
  8. Añoranza: Una emoción que muestra querer un estado en el que no se está. Por ejemplo: en una situación de ruptura de pareja. Se suele confundir la interpretación de la añoranza: Se tiene a pensar que se añora a la persona pero en muchas ocasiones lo que se añora es el sentimiento o la situación de pareja.
  9. Esperanza: Una emoción fantástica que sirve para avisarte de ¡sí! ¡Tienes opciones para resolver un problema o conseguir un objetivo!
  10. Satisfacción: Una emoción que sirve para indicarte cuando eres la personas que deseas ser, haces lo que quieres hacer o conseguir un objetivo que te acerca a tu felicidad.

Lista de emociones y sentimientos.

¿Imaginas una vida sin miedo? ¿Crees que sería bueno eliminar el miedo de nuestra base de datos emocional? ¿La tachamos de la lista de emociones a sentir? ¿Cómo sería tu vida sin miedo?

Sinceramente, pienso que sin miedo nunca hubiéramos durado como especie hasta nuestros días. Si es la emoción que te avisa de una situación de peligro y nos quedamos sin ella, no podríamos identificarla y “nos hubieran comido los osos” “nos hubiera atropellado un coche”.

¿Imaginas una vida sin felicidad? ¿y para qué?

Las emociones están para ayudarnos a identificar un exterior incierto, y sobre esto están para avisarnos de la situación y de que podemos hacer algo al respecto.

emociones davinia coachAhora, te propongo que hagas tu propia lista de emociones buenas y malas que sueles sentir. Y después que descubras y las analices con detenimiento sobre la lista de emociones y sentimientos que dejo justo debajo.

Es muy posible que tu vida sea más rica en emociones de lo que te crees.

 

Las emociones no son las mismas sino tienen la misma intensidad.

Quizás esos momentos de desdicha que todos podemos sentir no lo sean tanto. Quizás lo que pongas como tristeza o depresión sea añoranza, tristeza y una pequeña dosis de soledad. ¿No sería eso mejor que depresión? ¿Más fácil de llevar o de solventar?

Cuando sientes alegría quizás veas que más bien eran diferentes momentos de dicha, ilusión, alegría, felicidad y una piza de euforia. ¿No sería mejor?

Listado de 300 emociones  ¡Elige las tuyas!

Allá donde estés, Pasa a la acción, Vive con Pasión y Desarrolla Felicidad.

Con cariño, Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

Las fotografías que hemos elegido para este artículo son de Consejos del conejo.  Pensamientos Poderosos pero mi recomendación para hoy es: Felicidad con Mónica López

La amabilidad ¿bien escaso o te rodea?

La amabilidad ¿bien escaso o te rodea?

La amabilidad es un privilegio del ser humano,

Simplemente la amabilidad existe pero es como la religión hay quien no es practicante.

A razón de esto publiqué en Facebook: El arte de ser amable que vive a nuestro alrededor. Y decía esto sobre la amabilidad:

la amabilidad davinia coaching» Yendo camino a realizar una formación a Barcelona hoy en el tren, un joven de mi edad aproximadamente, muy amable ayuda con un problema con los cascos a dos mujeres sentadas cerca de 83 y 84 años. El mismo, que al parar el tren en Tarragona ayuda a las mujeres, felices con el inicio de sus vacaciones, a bajar sus maletas.

Creo que la amabilidad está a nuestro alrededor, la cuestión más bien es si preferimos mirarla y practicarla o no.

Tras escribirlo y antes de publicarlo, se lo enseñado al joven en cuestión dándole las gracias. El joven se ruborizó y me devolvió las gracias.»

¿Se mejoró ese día el mundo? Yo creo que una gota sí. Porque de la publicación, las personas que la vieron y compartieron, pudieron sentir que no hay que ser nadie especial para ser especial.

En ese mismo viaje me ocurrió otra cosa.

Vi a un señor pidiendo sentando a las puertas de un supermercado, con un perro, mirada firme y muy delgado. El perro a su lado comía un lata, no recuerdo de qué. Imaginé que alguien se la había comprado. Me acerqué a este hombre y me salió preguntarle, ¿qué necesitas?

A lo que me respondió, eres buena persona. Un señor me ha comprado un filete y ya tengo como hacerlo. ¿Podría darme una lechuga y un tomate para acompañarlo? ¿Una lechuga y un tomate? Me sentí ridícula y le dije, ahora se lo traigo. Al entrar y comprar lo que me pidió, me decía que no podía ser eso sólo nada más. Me dio vergüenza sacarle sólo eso, sinceramente, así que lo que hice fue comprarle algo de embutido para el día siguiente, acompañado por pan, y un dulce por si lo quería para el postre.

Al salir y dárselo me pidió si podía darme la mano como signo de gracias. Me explicó donde vivía y que no armaba nunca ningún jaleo por vivir en la calle, en un parque cercano, donde la gente ya le conocía pero él no molestaba. Me contó que a veces algunos vecinos iban a comprar y le dejaban con él el perro para que lo cuidara mientras ellos compraban. Y me repitió que era buena persona y que deseaba que nunca me faltara nada.

A punto estuve de echarme a llorar, que poco hacemos, ¿verdad? y ahí delante de este señor que vivía en la calle, él me decía: deseo que nunca te falte de nada. No con rencor, sino con corazón.

La amabilidad está rodeándonos pero no somos conscientes.

A dónde estamos mirando constantemente para no estar presentes en las muestras que existen de amabilidad. Vivimos demasiado encerrados en nosotros, nuestras prisas, nuestros problemas, incluso en nuestros problemas que no son problemas.

la amabilidad davinia coach

Recuerdo a José Miguel Fernández Dols, mi profesor de Psicología Social en la Universidad Autónoma de Madrid, era nuestro primer año y uno de los ejercicios que nos propuso fue el siguiente:

Prueba cada vez que vas en trasporte público a cada persona que te encuentres con la mirada, cruces una palabra o coincidas esperando, suéltale tu mejor sonrisa y luego date cuenta de qué es lo que pasa.

Y lo hicimos, ¡vaya si lo hicimos! y

Este fue el resultado:

  • El conductor del autobús cabreado: sonrió.
  • El niño enfadado sobre su madre esperando el metro: sonrió.
  • La madre del niño: sonrió.
  • El señor trajeado con prisas y mirando al suelo: sonrió.
  • La chica que miraba con prisa para que la escalera mecánica se diera más brío: sonrió.

Todo el mundo a quien sonreímos amplia y sinceramente, sonrieron. ¿No será que echamos de menos la amabilidad? Si no fuera así, ¿no crees que no se devolverían las sonrisas?

Podemos entender que el mundo en general tiene sus problemas y andamos cabreados, pero si entendemos esto, y lo entendemos de verdad, entonces necesitamos la amabilidad para contribuir a sanar los problemas y cabreos que sentimos a diario.

La amabilidad no se paga, se siente.

Y se hace sentir, y ¡qué bonita es cuando se presenta!

Cuando llegamos a clase con las conclusiones de nuestro experimento, fue nuestro querido profesor quien nos dijo:  podemos contagiar amabilidad y alegría. Porque el ser humano es un ser social, pero sobre todo es un ser emocional. Primero sentimos a través de nuestras emociones básicas y luego utilizamos la lógica para determinar qué ha ocurrido. Lo que no quiero que olvidéis nunca, es que el estado de ánimo se contagia.

El estado positivo, motivador, la alegría y la amabilidad se contagian. Cuando las experimentamos somos capaces de hacer a los demás sentirlas también.

Los estados negativos también se contagian. Pero hay pocas personas que si les das pié, prefieran continuar cabreados, en vez de devolverte la sonrisa.

Por la amabilidad y la sonrisa.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

Las fotografías utilizadas en este post han sido de Psicología Malena Lede y Alex Rovira. Mi recomendación para ti, continuando con la línea de la Amabilidad es la apuesta sobre la Felicidad con mi querida Louise Hay ->

Estilo de vida – 3 Formas de saber si tu estilo de vida es el indicado

Estilo de vida – 3 Formas de saber si tu estilo de vida es el indicado

Un estilo de vida es sencillamente una forma de vivir y de satisfacer nuestras necesidades, así que lo abarca todo: alimentación, hábitos, relaciones, ocupaciones, posesión de bienes, ocio y recreación.

Podemos hablar, por ejemplo, de un estilo de vida equilibrado y saludable. En él la persona se preocupa por hacer comidas sanas llenas de frutas y verduras, practica deporte, meditación y trata de manejar sus emociones. Sin embargo, esto sólo representa la parte más visible de la forma de vida de una persona.

Un estilo o forma de vida normalmente lo conocemos a través de modas, pero va mucho más allá de eso, el estilo de vida da un sentido a los comportamientos y actitudes de una persona: refleja sus principios y su visión del mundo.

Estilo de vida -> Hacia dónde vas encaminado

El sentido de vida de cada persona es único, pero, de acuerdo a cómo te sientes puedes saber si el estilo que llevas en este instante es el indicado y ofrece los mejores resultados.

Estás feliz y alineado: Si estás en consonancia con quien eres, tus valores, necesidades y proyectos, entonces llevas un estilo de vida equilibrado pero ¿Qué significa estar alineado?. No quiere decir que ya hayas conseguido todo cuánto deseas, pero sí que estás en el camino de la persona que quieres ser.

La clave para tener un estilo de vida equilibrado, feliz y alineado es básicamente la acción. Dirige tus acciones diarias y decisiones a intentar alcanzar tus objetivos y cumplir tus metas.

Tienes algunos conflictos: Si entre los parámetros que describen un estilo de vida hay un conflicto, tendrás problemas con las acciones y decisiones que tomes.  Tal vez no hay constancia o vas en contra y a favor de tu forma de vida debido al miedo u obstáculos externos e internos.

Te sientes infeliz o estancado: Si no te conoces completamente, ni sabes qué proyectos tienes probablemente te llenes de frustración. De igual manera, si sabes qué deseas pero no alineas tus acciones y decisiones difícilmente te acercarás a lograr tus objetivos.

Una visión profunda de ti

Un estilo de vida se crea a partir de algunos factores externos y se desarrolla casi por sí solo. Y además requiere de un conocimiento profundo de ti mismo para que te lleve hacia donde deseas.

No somos iguales en cada momento. Crecemos, cambiamos y nos transformamos. Por este motivo debes conocerte a ti mismo en cada etapa de tu vida, debes saber cuánto has aprendido y ser capaz de reconocer tus acciones y experiencias.

También debes entender qué valores rigen tu vida.  ¿Qué valoras del trabajo?. ¿Y de la amistad, del amor y de ti?. Pregúntate ¿Cuáles son tus principios y hasta dónde llegarías por ellos?. ¿Eres una persona fiel a ti? Este es el segundo parámetro que define el estilo de vida.

El siguiente criterio son los proyectos personales.

¿Qué es lo que te hace feliz y quieres en lo personal y relaciones sociales? al menos saber lo inmediato. Quizás anhelas mejorar aquellas relaciones que no llevas muy bien. Practicar yoga para encontrar bienestar o tener una pareja y formar una familia.

Por supuesto los proyectos profesionales también entran en la forma de vida de una persona. Debes ser consciente de qué, cómo, dónde y cuándo. Quizás quieres cambiar de trabajo, ascender, acceder a uno ¿cuál, porqué, cómo lo vas a hacer? ¿te lo has preguntado? ¿Te lo has respondido?

Con un poco de dedicación y conocimiento de uno mismo puedes hacer tu vida más fácil y placentera, y quiero que sepas que tienes todas las herramientas para lograrlo. En nuestro camino hay muchos estímulos diarios que nos pueden hacer avanzar o retroceder. Pero si vas más allá puedes disfrutar plenamente y sentirte mucho más realizado.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad.
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

Te propongo este artículo: 9 formas de resolver un problema.

Si quieres echar un vistazo a la web de los colegas de psicología y mente puedes hacer click aquí.

 

 

Te mereces lo que quieres ¿quizá no?

Te mereces lo que quieres ¿quizá no?

Te mereces lo que quieres o ¿quizá no?  Una duda inquietante…

Te mereces lo que quieres, Ahora en serio. Pero a veces en vez de afirmar fehacientemente que efectivamente te mereces lo que quieres, te puedes sorprender preguntándote internamente: ¿Te mereces lo que quieres lograr?¿Te mereces eso que sueñas para ti y para tu vida cuando estás a solas?

E incluso te puede hacer dudar. A quien no le ha ocurrido alguna vez!!

Pues, te mereces lo que quieres, ¡Por supuesto que sí!

Entonces…. ¿Qué está ocurriendo? Si te mereces lo que quieres ¿por qué no llega y en múltiples ocasiones te desespera?

Pocas personas dicen no me merezco ser feliz en… a menos que crean que hayan hecho algo horroroso y deben ser castigadas por ello.  Así que, ¡por qué no ocurre!

Centraré tu atención en dos casos. Primero los expondré y a continuación te daré un consejo útil para que te pongas manos a la obra. Por favor, léelos con detenimiento. Estás aquí para aprender, crecer y mejorar tu vida.

** El primer paso que das no te lleva a donde quieres ir pero te saca de donde no quieres estar y vamos a darlo ¡ahora!

Caso 1:

Se trata de las personas que sienten y creen que se merecen aquello que quieren en su vida PERO no tienen lo que desean.

En el camino, luchan, lo intentan una y otra vez sin éxito, tienen la impresión de que chocan con un muro y acaban llenando ese área de su vida (sino alguno más) de frustración y fracaso.

Si tu emoción dañina principal, la que a menudo sientes, es sensación de  frustración, rabia, enfado o el fracaso, entonces probablemente te ocurra esto.

SOLUCIÓN: Cambia el enfoque. Estás sentado en una silla…pues bien, siéntate en la otra.

Te mereces lo que quieres Davinia Coach

Te pondré un ejemplo práctico:

Una persona en esta situación se dice algo parecido a: “quiero que la relación con Fulanito vaya…. Quiero que Fulanito se decida, Quiero que X cambie y me diga o haga conmigo X

Esta persona utiliza una táctica que no le sirve: bien porque está esperando a que se de un cambio (alguien cambie, alguien se de cuenta de algo, circunstancias cambien…); o bien intenta provocar ese cambio (demuestra que está a la otra persona, se enfrenta con frustración, rabia o enfado a esa persona, le reprocha, le culpa…)

Si deseas cambiar tu vida:

Cambia el enfoque. No pongas el enfoque en personas ahí no está la solución, pon la atención en lo que quieres lograr >>

De hecho, si deseas acabar con estos sentimientos que he descrito, la única forma es no poner tu felicidad en acontecimientos o personas.

– No es: Quiero que Fulanito ….

– Es: “deseo una persona que entienda el amor como yo y sentirme plenamente amada.”

CASO 2.

Las personas que dicen “me lo merezco” pero en el fondo no lo creen.

El dolor es tan grande que han optado por una mentira piadosa que les mantenga a flote, y es precisamente esta mentira, lo que les está hundiendo.

Si te ocurre tus emociones dañinas principales serán: culpabilidad, soledad, sentimiento de abandono y de inferioridad (constantemente te comparas con los demás y sales perdiendo), así como tristeza y añoranza.

A estas personas les recomiendo unos de los programas de mi lista (los encuentras en el menú de arriba) porque no se irá cuidando el autoestima sino transformando tu vida positivamente.  En estos casos “el tema viene de lejos”: relaciones pasadas que arrastras de muchos años atrás o lo que aprendiste disfuncionalmente de tu familia o personas con las que te criaste.

Te recomiendo que realices un listado de consecuencias reales que tiene continuar actuando así, esperando poco y creyéndote poca cosa. El listado ha de ser en detalle para que te sirva. Observa las consecuencias que tiene continuar así, uno, dos, incluso tres años más  más. Las consecuencias que va a tener en tu vida personal, familiar, social, espiritual, financiera, material, laboral.. ve al detalle. Esta lista, si la realizas bien y en profundidad puede ser el impulso a cambiar el rumbo de tu vida de una vez por todas.

Te mereces lo que quieres coach davinia

Con cariño, Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario! Hasta el martes que viene

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

.

Aquí tienes una recomendación en audio Descubre tus fortalezas- >

Y si prefieres un vídeo, te recomiendo Louise Hay y Cambio de los patrones mentales ->

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies