Hacer lo que te gusta ¿cuál es el secreto?

Hacer lo que te gusta ¿cuál es el secreto?

Los secretos de hacer lo que te gusta.

¿Por qué hay tantos escritos y curiosidad sobre cómo cumplir nuestros sueños? Y, en caso de que fuera verdad y se pudiera lograr ¿Cuáles serían los beneficios de hacer lo que te gusta?

Cuando alguien desea emprender con ilusión, ¿por qué se habla sobre que, hacer lo que te gusta no es trabajo?

¿Por qué se nota en la expresión de cualquier persona que está feliz con aquello que hace una luz especial?

¿Te has planteado a lo largo de tu vida en más de una ocasión cómo hacer lo que te gusta?¿Por qué?

Porque hacer lo que te gusta es libertad.

Imagina que vas al trabajo y no te gusta, de hecho lo odias. ¿Qué te ocurre? Que el sentimiento de estar encerrado frustra. Todos los días ir a un sitio durante al menos 8 horas diarias… que odias. No sé cómo describirlo con palabras porque los sentimientos son tan fuertes e imagino que con tal intensidad por tener que hacer algo contra una voluntad 5 de 7 días… que no sé si existe una sola palabra que pudiera agruparlo.

Pero si nos cambiamos de bando y nos permitimos reflexionar en nuestro interior, podemos percibir que: hacer que te gusta todos los días, mínimo, en comparación con la situación anterior… ¡sería extraordinario!

La libertad de haber elegido algo que te gusta y practicarlo a diario, no tiene precio en el universo de la Felicidad.

Pero claro, no es la situación popular. Si bien abogo por que hoy mismo estemos donde estemos, podamos tomar decisiones para sentir la libertad de lograr hacer algo que te gusta, no es la situación de muchos.

No olvides esta reflexión:

Puedes empezar hoy a tomar decisiones, poco a poco que deshagan una situación desagradable que no te gusta en pro de facilitar el camino hacia esa dicha de hacer lo que te gusta hacer.

Y recordando esta reflexión a lo largo de todo el artículo (como una sencilla propuesta que me encantaría que hicieras libremente) te pregunto, ¿Cuánto tiempo de nuestras vidas se va en el trabajo? ¿Cómo encontrarle el gusto al trabajo que desempeñamos? ¿a las tareas, al sector, a lo que uno mismo es en el trabajo?

Creo que son grandes cuestiones en un momento histórico en el que aún la precariedad laboral y el paro siguen continúan como nuestra realidad cotidiana.

La importancia de hacer lo que te gusta.

Me encantaría que todos pudiéramos ser felices en nuestros trabajos. Todos y cada uno de nosotros. Lo quiero para ti. Quiero que si no sabes cómo hacer lo que te gusta encuentres la forma. Y que si no sabes lo que te gusta, puedas averiguarlo.

 

Te invito a que lo pruebes. Haz lo que te gusta. Prueba con algo sencillo y tangible. Te insto porque creo sinceramente que aumentaría tu felicidad. Creo sinceramente que hacer y descubrir qué y cómo hacer lo que nos gusta nos da más libertad y plenitud. Nos hace ser mejores y aporta más a quienes están a nuestro alrededor.

Pero esto no significa que haciendo lo que deseamos, que cumpliendo nuestros sueños no tengamos problemas, no afrontemos retos, no tengamos picos de trabajo, estrés o tares que nos gusten menos. Ser feliz en el trabajo más tiene que ver con sensaciones a largo plazo de tranquilidad, utilizad, desarrollo y motivación. Y por supuesto, LIBERTAD.

Hablando en esos términos y conjugándolos con nuestro momento social y de transformación empresarial, muchas personas se ven prisioneras de sus empleos percibiendo la sensación de estar encerrados o encarcelados. Piensan algo similar a: “Estando las cosas como están cualquiera se mueve” “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Y nos alejamos sin mala intención de hacer lo que te gusta hacer.

Siempre considero que hay algo en nuestras manos que podemos hacer.

Y ese algo pasa por sacarle el máximo partido a quienes somos. Podemos ver con claridad donde estamos hoy y lo que no nos gusta pero el lugar al que habría que mirar es aquel al que deseamos llegar.

Creo que olvidarlo hace un flaco favor a nuestra vida privada y profesional. Que mina nuestra felicidad o la felicidad de nuestra familia y seres queridos. Frustra nuestras enseñanzas con nuestros hijos y nos impulsa a dar malos consejos a amigos. Si olvidamos el lugar al que deseamos llegar contaminamos aquello que tenemos a nuestro alrededor empezando por nosotros. Eso es hacer lo que te gusta.

No es una vida fácil, es una apuesta por la libertad, la felicidad y por nuestros seres queridos. Luchar y trabajar por mantener un estado de ánimo motivado. Por sonreír al que tengamos al lado aunque no lo conozcamos. Por creer para nosotros una vida mejor y más acorde con nuestras ilusiones. Desear que otros lo alcancen aunque aún no sepamos cómo hacerlo. Porque si ellos lo consiguen quizás aprendamos a cómo hacerlo nosotros. Porque la vida es mejor rodeados de personas más satisfechas con sus vidas.

Que la fuerza nos acompañe para impulsarnos decidir qué acciones tenemos que hacer para a hacer aquello y no para derrotarnos o contaminarnos de desilusión.

Y las respuestas a qué hacer para lograr lo que nos gusta no está muy lejos, está cerca, es calidad y está en el interior.

Desarrolla tu Felicidad.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

Las fotografías de este artículo son de un artículo curioso llamado: Dieta de la luna y de Foto Mural. Te recomiendo este artículo: 3 formas de descubrir lo que de verdad te gusta. O bien este otro Metas y Propósitos parte III.

 

Ser especiales ¿No es lo que todos buscamos?

Ser especiales ¿No es lo que todos buscamos?

Ser especiales por destacar del resto en algo, que se reconozca nuestra marca personal, que nos diferenciemos de nuestro competidor. Pero esto no es solo en la vida profesional.

Ser especiales en nuestra vida personal es ser reconocidos por quienes somos, por que no somos como los demás porque eso que me hace especial es lo que me hace ser quien soy.

Todas estas ideas, frases o pensamientos y muchos más están presentes en nuestras vidas a diario.

ser especiales coach davinia

¿Buscamos ser especiales para qué?

Para ser contratados, para ser ascendidos, para ingresar más dinero consiguiendo con nuestra especialidad más clientes. Lo deseamos para que nos valores, confíen en nosotros. Y por supuesto, es un componente principal en cómo y con quién sentirnos amados.

Debido a nuestros aprendizajes, que son diferentes, a las experiencias que vivimos y personalidad que vamos desarrollando, el ser humano hace lo siguiente:

Ancla diferentes rutas para interpretar si está consiguiendo ser especial según el criterio propio. Una persona puede sentirse especial comprando ropa de modistos españoles y tiendas pequeñas de barrio. Busca y busca por todos lados la moda con la que siente que se representa su imagen al exterior y huye de las marcas de Gran Vía y de los Centros Comerciales. Para que entendamos el concepto de “ser especial”. Tomando sólo este punto de referencia, esta persona se sentirá más especial cuando más pueda alcanzar su objetivo: que su armario esté compuesto de este tipo de ropa.

La ruta es lograr el tipo de ropa que busca, esto le producirá satisfacción y realización. Es su ancla. Si se viera impulsada por un motivo imprevisto, a comprar ropa de las marcas de los centros comerciales no se sentiría especial sino común o defraudada.

¿Qué es ser especiales realmente?

Y es que somos así. Ser especiales es un conjunto de variables psicológicas, relacionales y materiales, unas anclas de referencia que nos van diciendo si cumplimos ese que es nuestro sentir y lo comprobamos con las reacciones del resto.

¿No crees que esto de intentar destacar cada uno según su criterio es felicidad? o ¿es intentar quedar bien con el resto?

Pues depende del punto de mira. Si uno sólo queda complacido con la referencia en: los demás. Entonces se trata de buscar aprobación. Poner el acento en los demás en vez de en ti. Sin embargo si las referencias, esos anclas de que te dicen según los vas cumpliendo que te sientes más auténtico y libre, más generoso y seguro, más tú, brillando más… entonces se trata sin duda alguna de Felicidad.

El mundo de hoy en día busca ser especiales contantemente de un modo, si me disculpan, muy “marketiniano”. El marketing entendido como superficial, como una serie de acontecimientos puestos en Instagram, muchos fans o me gusta pero en el interior poco donde rascar.

Estamos en un momento, y va a más, donde la velocidad se pasó de vuelta, todo lo que deseamos está casi en un chasquido conseguido.

En las reuniones no hay discusiones, porque si se plantea una se acaba pronto:

Pregunta a San Google.

El problema es que la vida, la que merece la pena, se trabaja y se hace esperar.. No está tras un chasquido de dedos, no se ve con claridad ni se alcanza nada más parpadear o soñarlo. Así son las relaciones, los trabajos, las experiencias, el dinero, todo lo que merece la pena. Por que todo lo que merece la pena lograr necesita de esto que hemos llamado: ser especiales. Necesita de tiempo, desarrollo, crecimiento, perseverancia, confianza y decisiones acertadas. Y todo esto es lo que nos hace especiales. Ser nosotros mismos en nuestra mejor versión.

La estrategia par conseguir ser especiales.

En el mundo empresarial parece claro:

  • Un buen producto, que sea adaptable y no rígido en el tiempo.
  • Un buen motivo que vaya más allá de lo inmediato.
  • Una política de marketing alienada con el quienes somos.
  • Autenticidad: que todos los departamentos estén unidos trabajado en pro del objetivo común y todas las acciones externas alineadas: somos lo que ves, lo que ves somos.
  • Un buen servicio o atención al cliente que si no, lo tiene fácil: no te compra.
  • Por último, además de precios y otros complementos: Un slogan que defina quien eres.

Pero en el mundo personal ser especiales no parece tan claro. Vamos a ver si podemos arrojar una luz para aquellos que desean ser más especiales para ser mejores personas y crecer. Y vamos a intentarlo a partir de algo que funciona y se entiende pero en otro plano.

Qué hacer para SER ESPECIALES paso a paso.

ser especiales davinia coach

  • Un buen producto, que sea adaptable y no rígido en el tiempo.

¿Podemos hacer esto con nosotros mismos? Ser un buen producto sería ser una buena persona. Adaptable, es decir que permite cambios por aprendizaje y experiencias a lo largo del tiempo. Una buena persona que está disponible para aprender de la vida y enriquecerse con ella. ¡Vaya marca personal! Eso sería ser especial. La mayoría de las personas detesta cambiar y se resiste a esta adaptabilidad.

  • Un buen motivo que vaya más allá de lo inmediato

Esto principalmente me encanta. Las empresas buscan esos motivos más allá de lo inmediato y para ellas es un esfuerzo. Una bebida – Felicidad, Un móvil parecido a otro cuyo valor más allá es.. piensa diferente. (Mismo móvil, más caro… fans por todos lados)

Pero nosotros no, nosotros tenemos motivos sinceros y poderosos. Todos nosotros que van más allá de lo inmediato. Tus ideales, tu mundo mejor. Por tus hijos, o por tus padres, o por el medio ambiente, o por que creas que todos deben alcanzar sus sueños, o porque creas que las buenas personas deben ser las recompensadas.

Si actuamos teniendo claro nuestro motivo más allá de lo inmediato, somos especiales.
  • Una política de marketing alienada con el quienes somos.

Las empresas estudian qué decir, cómo, cuando, cuánto tiempo, de colores, con qué música. Tu marketing es tu imagen y tu discurso. Cómo hablas y te mueves. Con quien decides pasar el tiempo con personas enriquecedoras o devastadoras. Qué decides pensar y expresar.

  • Autenticidad: que todos los departamentos estén unidos trabajado en pro del objetivo común y todas las acciones externas alineadas: somos lo que ves, lo que ves somos.

Si una persona logra ser auténtica alineada con sus motivos más allá de lo inmediato. Y no una sino, dos, tres, cuatro, no creerías que son ¿seres especiales? ¿no lo serías tú? Es decir, si dices lo que haces y haces lo que dices… ¿cuántas personas conoces así? ¿no las admiras?¿no tienen algo especial? Pensar, decidir y hacer conforme a lo pensado y decidido según tu eres, y lo que quieres.

Alinéate con tu ideal de más allá de lo inmediato y te saldrá más veces de lo que crees.

  • Un buen servicio o atención al cliente que si no, lo tiene fácil: no te compra.

El ser especiales tiene un componente principal: no juzgues, cada persona lleva unos zapatos puestos y no has caminado con ellos. Muchas veces actuamos como si las personas nos molestaran y además las juzgamos sin parar. Destaca por ser especial desechando que los seres humanos son molestos para uno mismo. Algo difícil, verdad? no juzgar?  Trata a los demás con amabilidad es algo que vuelve a estar de moda, por todos aquellos que preferimos o tenemos un motivo más allá que es vivir en un mundo más amable.

  • Un slogan que defina quien eres.

Las empresas se rompen la cabeza con cómo tiene que ser un gran eslogan para una marca: que defina quien eres, atraiga a tu público, sea corto, se tiene que insertar fácilmente en una conversación cotidiana, tiene que empezar con un verbo o un imperativo, n o superar 8 palabras…. Hay departamentos y empresas creativas que se dedican a hacer slogan para las empresas.

Nosotros lo tenemos más sencillo, con sinceridad. ¿Qué te define? ¿De qué hablarías a todas horas sin cansarte jamás? ¿Qué parte de ti si la eliminas tu gente no reconocería que algo lo has dicho o hecho tú? Ahí tienes unas cuántas ideas.

El mío es sea como sea…encontremos la forma de desarrollar felicidad, cuando más sencilla y duradera, mejor. Y eso me lleva a desarrollar con ideas muy complejas formas simples de transmitirte hoy, si quieres se especial, puedes.

Ese es mi leitmotiv.

No necesitamos ser grandes para ser los más grandes, ni tener grandes aspiraciones, podemos creer un mundo mejor para nuestros hijos y eso nos hace mejorar para darles lo mejor, las mejores herramientas y consejos.

A fin de cuentas en ser especiales cuenta, siempre, el corazón.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

Las fotografías utilizadas en este artículo son de Optimismo Emociones del Cuidador, y de Está bien ser diferente.

Mi recomendación de hoy Éxito Inteligente, Felicidad Inteligente es ésta.

 

 

 

Superar tus miedos. Esta es la forma más sencilla que existe

Superar tus miedos. Esta es la forma más sencilla que existe

Si quieres superar tus miedos dale prioridad. 

Porque para superar tus miedos no necesitas superpoderes para lograrlo y esta es la mejor noticia que puedo darte.

Cuando nos preguntamos qué cosas podemos controlar nos damos cuenta de que en este mundo el ser humano prácticamente no controla nada. No podemos controlar lo que el otro opina de nosotros. Tampoco podemos controlar ser amados o no por quien queremos. Se escapa a nuestro control el controlar que una empresa cierre y vayamos al paro. Y aunque nos encantaría que hiciera sol, si un día llueve, tampoco podemos controlarlo.

Pocas cosas externas podemos cambiar.  La gran noticia es que en nuestra mano lo que podemos controlar es lo interno. Todo lo que nos ocurre, primero ocurre en nuestro interior, por eso esta es una noticia muy motivadora.

Pensándolo bien, es lógico que no podamos cambiar nada externo a nosotros ¿Quiénes somos para decir a alguien qué sentir sobre nosotros o al tiempo?

El poder que hay dentro de nosotros para por el poder de superar tus miedos.  Esta es la mejor  forma de lograr realizar cualquier cosas que nos propongamos hacer en la vida.

¿Sabías que el miedo es una emoción básica mágica?

El miedo no sólo nos avisa sobre algún peligro inminente que corre nuestra vida.

Hace miles de años, cuando las sociedades eran nómadas y primitivas, vivir libre de miedo significaba ser devorado por un animal en cualquier momento. ¡Literalmente!

¿Por qué? Porque el miedo nos avisa del peligro. Por eso es una emoción poderosa que todos los seres humanos tenemos ¡afortunadamente! Gracias al miedo somos capaces de salvarnos en una situación en la que corremos peligro. Por ejemplo, al cruzar una calle, el miedo es el que, antes de apoyar el pie en la calzada, provoca que des un salto hacia atrás para salvarte ser atropellado por un coche que no has visto ni oído llegar.

Hoy en día ya no corremos el riesgo de que un animal nos ataque o nos coma, pero acabamos de ver cómo sigue salvándonos de situaciones en peligro.

El problema reside en que vivimos en un mundo tan lleno de señales  que avanza tan rápido que el miedo se ha vuelto un poco loco. Ahora ve más “animales que quieren comernos” de los que realmente existen.

Así el miedo se convierte en una señal de peligro pero también nos avisa de la incertidumbre. Por eso descubrir tu habilidad para superar tus miedos, es vital. Imagina el miedo, por ejemplo, a los cambios y situaciones nuevas o tememos a la soledad. ¿Se pone en peligro nuestra vida por estar una época solos o cambiar algo en nuestras vidas? ¡NO!

Y como no nos gusta el miedo, preferimos esa soñada zona de confort donde controlar el entorno y ser felices, para siempre. Pero claro, ¡esto no es posible!

¿Cómo nos liberamos del miedo?

Lo que SI es posible es apelar a tu sabiduría interior para superar tus temores porque puede convertirse en un obstáculo muy potente. Y el primer gran paso, es entender más y mejor qué es el miedo.

El poder del miedo reside en que es un avisador de algo muy importante para nosotros.

El miedo a la soledad nos avisa de que nos encantaría vivir en compañía sana. Es una alegría para nuestro alma rodearnos de personas que nos aman y a quienes amamos.

Visto así, podemos sacarle el máximo partido cambiando la asociación entre el miedo que nos hace sufrir y nos paraliza al miedo que nos hace grandes y nos motiva a conseguir aquello que es vital para nosotros.

¿Si eligieras quedarte con esta concepción del miedo? ¿Podrías liberarte del miedo más rápidamente y convivir mejor con él?

Dale la vuelta al concepto que tienes del miedo. El temor es una emoción que te acompañará desde el momento en que naces, estará contigo como aviso constante de lo que es importante o de lo que pone en peligro tu vida, así que ponlo a tu favor, sólo de esta forma podrás superar tus miedos sanamente.

La próxima vez que sientas un miedo paralizante y sobrecogedor recuerda las palabras de George Addair “Todo lo que siempre has querido está al otro lado del miedo”, sólo tienes que creer en ti.

Vivir libre de miedo significa

Entender su gran poder para aplicarlo en la mejor dirección para ti,

para tu felicidad y para la alegría de tu vida.

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

Te invito a seguir trasteando por la web en el enlace más sobre fracaso y miedo por Pilar Jerico.

Fotografía de http://eboca.com 

 

El tiempo es oro! Y este el secreto para aprovecharlo al 120%

El tiempo es oro! Y este el secreto para aprovecharlo al 120%

El tiempo es oro. ¡Que verdad es!

El tiempo es oro es una creencia muy difundida, al igual que “el tiempo cura y sana las heridas”; pero esta última realmente no es del todo verdadera. Slo tú tienes el poder de aliviar y sanar las viejas heridas que tienes.

Puede que el tiempo no cure todo como promete la creencia popular, pero sin duda te da la oportunidad de vivir muchas cosas y eso es ¡Es magnífico!. En este artículo quiero invitarte a aprovechar el tiempo completamente. Lo creas o no, hay mucho que puedes conseguir en el pasado, el presente y el futuro.

La experiencia en el pasado

El tiempo pasado puede hacer dos cosas por ti: La primera, decirte aquello que te encanta tener en tu vida y aquello que no quieres; aquello que hiciste o no hiciste. La segunda, informarte de cuáles fueron las experiencias y resultados que obtuviste.

A diferencia de vivir en el presente, el pasado es un excelente proyector que  te permite saber quién fuiste, qué hiciste, qué decisiones tomaste, cuáles fueron las más acertadas y cuales te causaron dolor.

El tiempo pasado también te señala a quienes mantuviste a lo largo de tu vida y a quienes dejaste marchar y por qué. Además, te ayuda a descubrir todo aquello que te encanta hacer, lo que eres en esencia y quién eres cuando te alejas de la persona que realmente quieres ser.

Mirando hacia atrás puedes recordar con emoción todo aquello que fue y te hizo muy feliz. Por eso el tiempo pasado es fantástico, tiene mucha información que si sabemos utilizar bien nos permite perfeccionar nuestros éxitos, evitar cometer errores y referir experiencias que nos encantaron. El tiempo es oro aunque ya haya pasado.

La oportunidad del presente

Vivir en el presente es muy fugaz. Pero la gran ventaja es que te permite recordar si estás dando pasos en la misma dirección que en el pasado o no.  Y te permite decidir si esto te gusta o prefieres cambiar los pasos e ir en otra dirección.

¿Sabes si has cambiado tus pasos? ¿Estás haciendo lo correcto en este momento de tu vida? ¿Vas a algún lugar que te satisface?

Muchas veces no somos conscientes de cómo aprovechar el tiempo presente. Normalmente nos olvidamos de muchas cosas significativas. Por ejemplo nos olvidamos de disfrutar el momento en el que estamos, de dar las gracias, de dar un abrazo, de decir te quiero más a menudo. Nos olvidamos de hacer las cosas bien y no chapuceras, de mejorar, de tomar nuevas decisiones. También nos solemos olvidar de volver a tomar las decisiones que nos llevaron a un éxito en el pasado.

Vivir en el presente nos brinda la oportunidad de configurar nuestro futuro. Esto es algo que el tiempo pasado no puede hacer a pesar de tener mucha información basada en la experiencia. El tiempo presente nos recuerda que hoy sí puedes hacer eso que quieres, que necesitas, que te transforma y que te acerca a ser lo que quieres.

El futuro, un lienzo en blanco

El tiempo futuro no está, no existe, es nuestra esperanza. El presente nos da la oportunidad, el pasado nos da la información, pero el futuro es el que no sabemos si llegará, es la promesa de seguir viviendo y disfrutando a medida que transcurre nuestra vida.

Aprovechar el tiempo implica tomar lo que fue, la oportunidad de hoy y la ilusión del mañana para construir una vida mucho más plena y gratificante, tal como dice la autora de numerosos libros cristianos Joyce Meyer: “Aprende del pasado, prepárate para el futuro, pero vive en el presente”.

Realmente el tiempo es oro.  Ahora más que nunca cobra su real significado. Porque utilizando como de verdad se merece, en sus tres dimensiones podemos desarrollar nuestra felicidad y aprovechar cada instante que vivimos. Esta es una enseñanza que vale la pena compartir con los demás, con todos aquellos que nos rodeamos.

Y tú que harás, ¿aprovecharás ahora todo tu tiempo?

Con cariño,

Davinia.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

 

* Te invito a continuar descubriendo Cómo sanar tu pasado aquí ->

La imagen utilizada para este artículo es de Escuela de Management

 

¿Crees que deberías cambiar tu vida? Por favor lee esta artículo

¿Crees que deberías cambiar tu vida? Por favor lee esta artículo

Cambiar tu vida. A veces se necesita, a veces caminamos contracorriente, otras no vemos el final que queremos, y otras pensamos simplemente que podemos hacerlo mejor, para eso está este artículo ->

Lo más probable es que al igual que muchas personas, quieres cambiar tu vida para poder disfrutar más de lo que es importante para ti, como tener mejores relaciones, quizás más bienes materiales o dedicar más tiempo a cumplir tus objetivos.

Constantemente estamos creciendo, nuestra creatividad e imaginación sirven para eso, para ver más oportunidades –como dije en otro de los artículos que ya he publicado, te dejo el enlace aquí abajo– y también sirve para soñar con las cosas que anhelamos.

Imaginar nuestros sueños nos inspira a hacer lo que queremos y a disfrutar lo que nos gusta hasta que nuestras obligaciones nos frenan. La realidad es que tenemos X horas para el trabajo, responsabilidades y cientos de cosas por hacer, así que siempre postergamos aquellas cosas que nos hacen un mayor bien.

Como tenemos en nuestro día a día quehaceres que nos comen, nos llenamos de frustraciones pensando en todo lo que deberíamos hacer, “Debería hacer esto, ir a tal sitio, llamar a…” Todos esos “debería” son formulaciones de algo que creemos que es importante hacer pero que no lo estamos haciendo.

Al no hacer lo que queremos llenamos nuestra vida de pequeñas frustraciones, de pequeños chascos porque con nuestro empleo, con lo cansados que nos sentimos al final del día y con todas nuestras obligaciones, perdemos el foco de nuestra atención, así que la discrepancia que existe entre nuestra realidad y lo que esperamos en función de lo que soñamos, es cada vez mayor.

Por este motivo siempre estamos buscando un camino que nos lleve a alcanzar nuestros sueños, porque es lo que todos deseamos, por eso quieres cambiar tu vida, pero ¿Cómo podemos convertir esos “Debería” que tanto nos gustaría que fueran posibles en nuestra realidad?

Lo primero de todo es entender el significado de las palabras con las que nos hablamos y con las que le hablamos a los demás. El “Debería” es algo que quiero hacer pero que tiene un freno, eso es lo que estamos afirmando cada vez que decimos hacia adentro o hacia afuera “Yo debería”, “Yo debería ir al médico, cortarme el cabello, ir al gimnasio”.

Cuando entendemos que el significado de la palabra es que yo estoy afirmando algo que me gustaría hacer y a la vez lo estoy haciendo en un tiempo verbal que no se corresponde, que es el freno, entonces podemos empezar a transformar positivamente nuestra vida.

¿Eso significa que lo correcto es sustituir el “Debería” por “Debo”? No y sí, el  “debo” no, el “debo” y el “tengo” son nuestras obligaciones mientras que el “quiero” y “me encanta” no solamente responden a nuestros deseos sino que lo hacen en tiempo presente, acercando la imaginación a nuestra realidad.

Cambia el “debo” y el “tengo”, el “tendría que” y el “debería” por un tiempo presente de dos verbos, más agradecidos, motivadores e inspiradores “quiero” o “me encanta”. Para poder cambiar tu vida, en vez de decir “debo ir al gimnasio”, “debo ir a ver esta película”, “debería quedar con esta persona”, utiliza “me encanta quedar con esta persona”, o “quiero ir al gimnasio”.

Cuando realizamos esta transformación le enviamos a nuestro cerebro unas indicaciones que se centran en lo que queremos conseguir y el presente nos lo atrae en primera persona. También modificando nuestro estado de ánimo, creo que un estado de ánimo más positivo, más motivado hacia hacer lo que queremos, podría llevarnos a conseguirlo antes y mejor.

Con cariño, Davinia. Hasta el martes próximo!!

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

La fotografía de este artículo es de mejor con salud.

Preguntas poderosas que marcan la GRAN diferencia

Preguntas poderosas que marcan la GRAN diferencia

Sistema coaching personal ->

¿Por qué crees que se dice que los coach hacemos preguntas poderosas?

Es muy sencillo, orientamos a nuestros alumnos o coachees a descubrir, encontrar y agarrar sus propias respuestas. Sin embargo, vale la pena averiguar por qué un sistema de preguntas puede cambiar la vida. A través de las preguntas aumentamos la felicidad y además desbloqueamos mente y corazón.

Quiero hacer un inciso, sé que la palabra correcta es coachee. Pro siempre lo he identificado mejor como alumno. Una persona que viene a descubrir y aprender no sólo sus respuestas sino cómo desarrollarse y hacerlo, conscientemente. Por este motivo siempre verás que digo alumn@. Considero que el significado es de una experiencia más completa. Y coincide más con lo que hago.

Sistema coaching: No hay preguntas fácticas.

Principalmente no es porque se hagan preguntas. La diferencia está en el tipo de preguntas que se hacen.

Hoy en la escuela a los niños no se les enseña a pensar. Sino que a través de las preguntas se les enseña a sentarse y replicar. Son preguntas dirigidas a conceptos. Son preguntas que se contestan memorizando en un 90%. La mayoría de ellas podemos responderlas también con lógica. Pero no implica si quiera que las entendamos.

Aunque muchas escuelas introducen “los debates” y la “democracia” y otros centros utilizan los trabajos para que los alumnos piensen o creen, estamos en menos del 10%. Seguro recordamos del colegio preguntas sobre conceptos y repeticiones. Estas son preguntas más bien fácticas y el 90% de todos los años, de todas las asignaturas que pasamos en el colegio y en la mayoría de las universidades, las preguntas son de este tipo: “Relacione en función de lo dicho en el texto”, “¿Sabes esto sí o no?” “¿Cuál es el significado de esto?”.

Los alumnos no  crean, ni imaginan ni construyen. Nosotros tampoco lo hicimos. Así que tenemos una gran asignatura pendiente.

Sistema coaching personal: Preguntas poderosas que marcan una gran diferencia.

Así que las preguntas en coaching fomentan un pensamiento diferente al que no estamos acostumbrados y son muy útiles en nuestra vida.

El sistema coaching de preguntas busca desbloquear nuestra vida para avanzar, para hacerla aún más grande. Y se plantean de acuerdo a nuestro bienestar particular. El objetivo de estas preguntas que tiene que ver con fomentar la curiosidad y el conocimiento interior. Con imaginar e investigar en nosotros y hacerlo de una forma sencilla. La idea es ir un paso más allá del conocimiento que uno puede encontrar en Google.

No queremos conceptos, queremos nuestras realidades y hacer posibles nuestros sueños.

Las preguntas en coaching, buscan que seas objetivo con tus acciones, por eso se hacen preguntas del tipo “¿Qué consecuencias tiene para ti esto?”, “Si fueras completamente libre ¿Qué harías con respecto a esto?”, “¿Cómo estás resolviendo esto ahora?”, “¿Qué pasos seguirías para cambiar esto?”, “¿Dónde crees que te alejas de lo que quieres?” “¿Qué crees que necesitas?”

Las preguntas anteriores buscan fomentar la curiosidad para indagar como buscadores de algo muy valioso. Son los puntos de partida que nos colocan en el mapa del tesoro. Tienen un sentido aplicado, constructivo y multiplicador que nos produce un movimiento en nuestro interior para avanzar con nuestra vida.

Así pues, las preguntas poderosas y fácticas no están reñidas.

Sirven para necesidades diferentes. A veces, necesitamos encontrar un punto en un mapa y buscamos en Google el nombre y la ubicación. El camino más rápido o recomendado. Y las preguntas poderosas que hacemos en coaching nos muestran otros mapas, los mentales y los del corazón. Considero indispensable, vital estas preguntas, porque sin conocimiento interior en el tipo de sociedad loca y rápida en la que vivimos, perdernos y ser infelices es muy fácil.

Olvidamos que Google no nos dirá cómo rectificar decisiones, curar el corazón, buscar qué sueños queremos. Google no te da fuerza, motivación, inspiración. Pero hay un conocimiento que Google te da muy valioso: Alguien ya ha pasado por lo que estás pasando, alguien lo ha preguntado, alguien lo ha resuelto.

Muchas personas quieren leer un libro de autoayuda o coaching, psicología y demás disciplinas. Pero en secreto lo que quieren es encontrar respuestas y al leer se desilusionan porque encuentran conceptos. En la FELICIDAD y en nuestro camino para crearla a diario las respuestas cobran sentido a través de preguntas poderosas que te guían para aprender y desarrollarte.

Estamos tan acostumbrados a tratar con las preguntas fácticas que hay cosas que se nos revelan imposibles cuando tan sólo tenemos que ir un poco más allá.

Nuestra inteligencia no solamente está para llegar a donde estamos.

Nuestra inteligencia está  para ir siempre un paso más allá, por eso las preguntas en coaching buscan aproveches todo ese potencial.

Además, no sé si te has fijado pero el humano es inconformista por naturaleza, ese inconformismo es el que nos lleva siempre a más, por eso la sociedad del consumo funciona, pues siempre queremos más. Un sistema coaching de preguntas también utiliza nuestra naturaleza inconformista para hacernos avanzar.

Todas las preguntas tienen su valor, pero en la escuela hacemos un examen y todas las respuestas pueden estar en un libro, podemos repetirlas y aprenderlas de memoria. No es necesaria una comprensión muy profunda. Todos sabemos que la vida es un comprensión profunda para movernos libres en ella. Por esto, para poder avanzar y seguir creciendo necesitamos de preguntas poderosas que nos entreguen a un conocimiento profundo de todo lo que podemos hacer.

Con mucho cariño, como siempre, me despido hasta el martes próximo!!

Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Te invito a leer: Aprende a decir no y mira cómo se transforma tu vida, increíble pero cierto. la foto es de formador de formadores

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies