Adaptabilidad es felicidad,  ¿Y si cambias lo que te daña?

Adaptabilidad y Empatía

Las mejores habilidades para el desarrollo de la felicidad.

Adaptabilidad. En este artículo vamos a aprender a manejarla (la próxima semana será la empatía): dos cualidades maravillosas del ser humano.

Lo primero de todo, situarte:

Hoy veremos:

  1. Qué es la Adaptabilidad y para qué nos sirve.
  2. Cómo podemos “fomentar” nuestra adaptabilidad para aumentar nuestra felicidad.
  3. Adaptarse no es resistirse ni quejarse ni ceder.
  4. Ejercicio de adaptabilidad cotidiana y felicidad interior.

Además, algunas de las cosas que aclararemos en este artículo serán para quienes desean conocer más sobre:

  • Adaptabilidad definición
  • Adaptabilidad al cambio
  • Adaptabilidad social
  • Adaptabilidad humana
  • Adaptabilidad y flexibilidad
  • Adaptabilidad familiar
  • Adaptabilidad laboral
  • Adaptabilidad y desempleo

Puedes disfrutar de este artículo leyéndolo más abajo y en formato audio haciendo click en el play, justo aquí:

.

ADAPTABLIDAD

*****

¿Te suenan algunas de estas frases?

“Me amoldo a las situaciones.”

“No me importa ceder.”

“Me adapto.”

“Los demás no ceden por mí, son más rígidos que yo.”

“Si no me adapto yo, los demás no lo hacen.”

“Siempre acabo cediendo

Si es tu caso, este artículo te servirá ¡de mucho!

*****

Entrando en Materia

Hay muchas veces que las personas no somos conscientes de que nos hacen lo que consentimos que nos hagan. Es lo que hace que las personas, sobre todo las cercanas a nosotros, se comporten de una manera que no nos gusta.

Desde mi punto de vista, ADAPTABILIAD y EMPATÍA son dos de las mejores cualidades para el desarrollo de la felicidad.

  • Desde nuestra educación, la felicidad siempre parece más inalcanzable que alcanzable y sostenible.
  • Desde la psicología es un mundo donde hay que investigar y remover el pasado, hablar de problemas sin resolver y cambios conductuales.
  • Desde el coaching, la felicidad se entiende como el potenciar las herramientas que posees pasando a la acción sin necesidad de remover el pasado.

Es especialmente relevante que entiendas que sea cual sea tu educación y sea cual sea tu enfoque (coaching o psicología), deseo que estés de acuerdo conmigo en que la felicidad se puede lograr. Y que, además, utilizar en tu beneficio la adaptabilidad y la empatía, sería tener un poder en tus manos, sencillamente, fabuloso.

Quizás ambas cualidades están diseñadas para ser unas herramientas que nos ayudan a sacar todo nuestro potencial, incluso cuando atravesamos momentos difíciles. También quiero recordarte esto: Aún en momentos difíciles pueden jugar un papel decisivo. Recuerda que la felicidad no es estar bien sino saber recuperarse bien de los obstáculos de la vida.

Sin embargo, si no sabemos cómo tratarlas pueden convertirse una trampa mortal que nos lleve a vivir por o para los demás, dejando a un lado nuestra personalidad y en ocasiones, aunque suene feo decirlo, dejando a un lado nuestra propia voluntad.

Lo primero que vamos a hacer es ver qué son realmente estas dos cualidades y hoy comenzamos con la…Adaptabilidad.

 

Adaptabilidad: Qué es y para qué nos sirve.

Print

La adaptabilidad Es la capacidad de modificación en función del cambio.

Y produce altos niveles de felicidad.

 

¿Por qué, desde mi punto de vista, es una de las mejores herramientas y cualidades que debemos potenciar? Mientras que la rigidez es inmovilismo, la adaptación es cambio, aprendizaje y movimiento.

Como decía Darwin, la supervivencia del mundo animal está en su capacidad de adaptación ante los cambios. Y si por algo se caracteriza la vida es por una constante incertidumbre y un constante cambio.

El ser humano tiene unas cualidades maravillosas, pero no se ha tomado el tiempo necesario para aprenderlas.Por qué ocurre esto? Porque el ser humano no suele plantearse que la felicidad se aprende y porque perdemos mucho tiempo en lo urgente (las responsabilidades y nuestro día a día) en vez de “perder el tiempo” en lo importante.

Muchas veces vivimos por inercia. Es por este motivo por el que los comportamientos “nocivos” que tenemos se mantienen durante mucho más tiempo del que nos gustaría. Y es por esto, que muchas veces nos hacemos, a nosotros mismos, daño de más.

Sino… ¡dime! Cuantas veces dices y oyes decir…. “¡Se me ha pasado el mes volando!”, “¿Ya estamos en…?”, “¡Otro año más y todo igual!”Para no caer en esto, necesitamos saber qué es y cómo fomentar la ADAPTABILIDAD. Porque la adaptabilidad NO ES CEDER.

La adaptabilidad es la capacidad de adaptarse a los cambios o de adaptarse a la incertidumbre del mundo en el que vivimos. Y por lo tanto, y como decía Darwin… se convierte en la herramienta perfecta para la vida y otorga felicidad.

La adaptabilidad es necesaria y quien no se adapta… sufre demás.

[bctt tweet=”No controlamos nada externo a nosotros. No nos gusta oírlo pero eso no hace que no sea real. Felicidad360grados.es”]

No podemos controlar el tiempo, (si hace frío o calor) como tampoco podemos controlar que alguien nos ame o no. No podemos controlar que nuestros padres cambien a nuestro gusto o que nuestros amigos de la infancia evolucionen y crezcan por el mismo camino que lo hacemos nosotros. Tampoco está en nuestra mano contratarnos o despedirnos… y… tampoco subirnos el sueldo.

Esto que puede parecer desalentador, pero no lo es, en absoluto. No lo digo irónicamente, sino totalmente convencida de ello.

La adaptabilidad es nuestra capacidad de ver caminos para lograr nuestro objetivo, y la capacidad de realizar las acciones que nos lleven a él, y la poseemos por el simple hecho de ser seres humanos. Por lo tanto, tú la posees.

Por lo que nos muestra que podemos adaptarnos a un entorno que no podemos controlar sin resignarnos o ceder constantemente ante la voluntad de otros encontrando la forma de ser más felices.

Ahora bien, ¿es posible aumentar adaptabilidad?

 

¿Cómo puedes “fomentar” tu adaptabilidad y ser más feliz? 

El objetivo es aumentar nuestra felicidad, así que la respuesta es…¡SI! sin duda alguna podemos hacerlo y Quiero ilustrarte con un ejemplo.

 

De hecho, este ejemplo lo recogió Darwin: Los pinzones.

Tras estudiarlos notó que según las zonas geográficas donde residían, estos pájaros tenían un pico diferente. El pájaro para sobrevivir ante los diferentes alimentos varió su estructura. Así, los pinzones se adaptaron con un pico más corto y fuerte en zonas donde el alimento disponible era de cáscara dura. Sin embargo, el pico de los pinzones, en zonas donde predominaban los frutos blandos, era más largo y fino.

La adaptación ocurre de manera diferente en los seres humanos, ya que podemos lograr ser más felices modificando  nuestra conducta, sea a través de nuestra propia re-educación, a través de técnicas de coaching o de psicología.

Una persona que no tiene trabajo, por ejemplo. Haya o no empleo en la zona, sin trabajo no ingresa. Sin ingreso… no hay comida. Quiero que paralelamente pienses en un pinzón que no pueda comer porque el tipo de comida que hay en su hábitat no está hecho para su pico.

La persona sin trabajo ha de enfocarse en lograrlo haya o no trabajo adaptándose a la nueva situación o su calidad de vida y esperanza se borrarán de su vida. Y para ello, siempre hay varias alternativas, por ejemplo:

  1. Persistencia y paciencia organizando nuestro día en torno a la búsqueda de ofertas.
  2. Cambiar de rumbo profesional.
  3. Adquirir la formación que le falta para el acceso.
  4. Emprender o Asociarse con un emprendedor…
  5. Cambiar nuestra residencia.

Esto es adaptabilidad: Cambiar o modificar tu conducta para lograr lo que quieres ante un mundo impredecible o circunstancias adversas. Nadie dice que sea fácil. Pero si no lo hacemos ¿Qué ocurre? En nuestro ejemplo, si fueras un pinzón, prbablemente morirías por no poder comer.

 

Adaptarse no es resistirse ni quejarse ni ceder.

Para lograr una mayor capacidad de adaptabilidad mi consejo es… ¡ENTRENA!

Todavía es poco conocido que casi todo, en el ser humano, es cuestión de práctica. Quien es habilidoso en tomar decisiones rápidas es porque las toma a diario, no tiene un don divino. Quien es más ducho en adaptarse es porque se ha adaptado bien, más frecuentemente.

Una persona que se adapta no es una persona que cede a la voluntad de otros sino la que establece el camino para llegar de un punto donde se encuentra (Punto A) al punto donde desea llegar, la meta o punto B.

Por este motivo, adaptarse no es resistirse, no es quejarse y mucho menos, es ceder. Esto es ¡VITAL para tu vida!

Buenos estamos si te digo ¡practica! pero no te digo qué pasos puedes seguir para lograrlo. En conclusión: Para entrenarte en esta habilidad, una forma segura y sencilla puedes seguir estos pasos.

___________________________________________________________________________________________________________________________

Ejercicio de adaptabilidad cotidiana para mejorar tu felicidad interior.

ejercicio felicidad

 

  1. Establece un objetivo pequeño. Algo que quieras hacer a nivel personal, espiritual, emocional o laboral. Un objetivo tan pequeño como una tarea: ir al gimnasio, hacer X que estás posponiendo… lo que quieras.
  2. Ahora añade al objetivo cómo quieres lograrlo. Por ejemplo, quiero ir al gimnasio sin preocuparme de cómo estará de llena la clase. Quiero terminar el informe sin “comerme la cabeza con mis jefes”.
  3. Cuándo lo quieres lograr. FECHA EXACTA.
  4. Qué acciones necesitas: prepararme la mochila antes de ir a trabajar (por ejemplo)
  5. Qué te vas a decir para impedirte hacerlo. Vamos ¡qué excusas te vas a poner!¡Y lo sabes!
  6. Qué te vas a decir para impedirte no hacerlo. Vamos ¡qué vas a hacer para comprometerte a hacerlo!
  7. Repítelo constantemente con varios objetivos pequeños y verás tres cambios en tu vida: te sentirás más libre, sentirás más control de tu entorno y aumentarás tus niveles de felicidad.

___________________________________________________________________________________________________________________________

Y en este punto quiero dejaros un vídeo, a nuestro gusto, maravilloso de Brené Brown, que nos ilustra con El poder de la vulnerabilidad. Disfrútalo y aumenta ¡tu felicidad!

¿Qué excusas sueles ponerte para

no hacer lo que quieres hacer?

¡Déjanos tu comentario!

*****

Si te  ha gustado ¡compártelo en tus redes !

Compartiendo Felicidad desde 2012, Davinia.

¡Feliz semana a todos!

Fotos de: www.colegiosymarketing.com y www.orchidia.com

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.