Malos hábitos que debes eliminar para poder ser alcanzar la felicidad.

A malos hábitos, buena vida. Esto es lo que muchas personas quieren y a mí también me encantaría que fuese así, pero el ser humano es algo mucho más complejo, por lo tanto, no podemos vivir de hábitos perjudiciales.

Lo cierto es que siempre estamos intentando controlar nuestro alrededor y moviéndonos en un mundo, como he dicho en otras ocasiones, lleno de incertidumbre e inestabilidad, así que creamos una serie de hábitos que nos faciliten la vida, no obstante, algunos de ellos pueden ser insalubres.

¿Cuándo un hábito se convierte en nocivo? Claramente cuando están relacionados con fumar, con alcohol o drogas. Una pauta de comportamiento como estas causarán daños a una persona en muy poco tiempo, sin embargo, no sólo las adicciones son insalubres, hay otros dos hábitos perjudiciales vinculados a nuestra actitud que también minan nuestra felicidad rápidamente.

El primero de ellos tiene que ver con dejar de pensar y dejarnos arrastrar por nuestros quehaceres y responsabilidades. Cuando nos habituamos a poner el piloto automático sin permitirnos pensar en qué estamos haciendo, convertimos nuestra vida en un lío, dejamos de controlar para descontrolar todo aquello que está a nuestro alrededor con el piloto automático.

De esta forma es como perdemos la fe en que podamos cambiar de costumbres, en que seamos capaces de hacer algo que nosotros queremos o soñamos porque empezamos a decir “No puedo” en lugar de cambiarlo a “No sé cómo hacerlo”.

A causa de nuestros malos hábitos comenzamos a hacernos pequeños, a acomodarnos a una vida mediocre, a una vida en la que nuestros sentimientos fundamentales están lejos de ser alegría, felicidad, entusiasmo, tranquilidad, plenitud, ilusión, pasión y optimismo. Como puedes ver nuestros deseos se nublan con este mal hábito.

Otra práctica que merma nuestra felicidad es acostumbrarnos a la pereza. No es perezoso aquel que no sale de su casa y que solamente mira la televisión, que por supuesto es la expresión máxima de pereza, no es sólo eso, la pereza es siempre dejar para mañana –o para después– aquello que es realmente importante.

La pereza es de los hábitos perjudiciales el más fuerte y traicionero porque hace posible que siempre hagas a un lado todas esas cosas realmente importantes, como tu salud, tu crecimiento personal y aquello que consideras importante en las relaciones sociales, en el trabajo y en la vida, incluso los valores que tú defiendes.

Cambiar de costumbres como estas es crucial porque no hacer algo importante para uno mismo es cavar directamente la tumba de su propia felicidad, y aquí la pereza, el hacer menos por más, hace posible que nosotros seamos los responsables, con estos dos hábitos nocivos, de la mayor parte de nuestra infelicidad.

Para poder brillar y recuperar la ilusión necesitamos pensar y cambiar de costumbres. Nadie nos exime de nuestra responsabilidad con nosotros mismos, pues aunque queramos negarla, muchas veces por no saber cómo y no por incapacidad, vivimos vidas lejos de lo que queremos y nos olvidamos de las personas que podemos llegar a ser.

Buenos hábitos, buena y fantástica vida. La grandeza de nuestra alma viene de la grandeza de nuestra naturaleza y nos ha sido dada, así vamos, por eso aunque nos cueste en algunas ocasiones o no queramos coger la responsabilidad dejar los malos hábitos, la tenemos y nadie nos la puede quitar, al fin y al cabo ¿Por qué no cuidarnos si somos nuestro valor más preciado? porque sin nosotros no podríamos vivir.

Con cariño, Davinia. Hasta el martes próximo!!

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

Davinia García, Especialista en Felicidad
Coaching personal online.
Cuida tu felicidad, eres donde vas a vivir ¡siempre!

Te recomiendo Aprendiendo a decir no se transforma tu vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Me encantaría que fueras lector de la Felicidad

Al suscribirte a mi Newsletter disfrutarás de mucho más que de contenidos ¡PROMETIDO!

Bienvenido ¡querid@ lector! Gracias por suscribirte a la Felicidad.